viernes, 29 de diciembre de 2017

ROSARIO "LA DINAMITERA"


Cuando la Guerra Civil española Madrid fue el objetivo principal para los sublevados ya que la importancia simbólica era tal que si caía la capital el país era suyo. 

En esos momentos del génesis bélico fratricida una joven llamada Rosario Sánchez Mora había llegado a la capital desde su pueblo natal, Villarejo de Salvanés, cerca de Alcalá de Henares, con 16 años para ganarse la vida.

Había sido criada en un ambiente muy político por el interés de su padre hacia esta materia siendo del partido de Azaña. Ella lo explica en una de sus entrevista de televisión con una anécdota sobre un lacito blanco que tenía que llevar en el pelo cuando asistía a la escuela y su padre se lo ponía tricolor.

Es normal que no tardara en hacerse militante de las Juventudes Socialistas Unificadas, además de ser una cantera política también fue un medio para aprender un oficio como corte y confección para ganarse la vida.

En los primeros meses de la contienda se enrola voluntaria en el frente de Buitrago del Lozoya para frenar al general Mola y de allí la destinarían a la sección de dinamiteros de Somosierra. 

Esto descrito así es resumir mucho la historia, porque las mujeres estaban destinas a tareas muy distintas a las de los hombres que era estar en el frente. Pero se ve que Rosario junto a otras jóvenes no estaban dispuestas a quedarse en la retaguardia y por eso luchan en el frente hasta que las confrontaciones cambian de forma y se basan en batallas de posiciones de ahí que la trasladaran a la sección de dinamiteros en Somosierra, donde manipulando un cartucho de dinamita le amputó su mano derecha. 

Tras salvar la vida y recuperada pide seguir en el frente consiguiéndolo como telefonista de la 46º División comandada por el campesino.

En este momento sucede algo que inesperado se convertiría en la inmortalización de Rosario.

Hasta ese momento era conocida como Chaha, apelativo que le pusieron ya que le llamaban "la muchacha" por estar rodeada de hombres, pero un joven poeta Miguel Hernández que coincide con Rosario conoce la historia de la perdida de su mano y le escribe una poesía llegando ser una de las más conocidas.

                                  Rosario Dinamitera:


                                 Rosario, dinamitera,
                                 sobre tu mano bonita 
                                 celaba la dinamita
                                sus atributos de fiera.
                                Nadie al mirarla creyera
                                que había en su corazón
                                una desesperación
                               de cristales, de metralla
                               ansiosa de una batalla,
                               sedienta de una explosión.

                               Era tu mano derecha,
                               capaz de fundir leones,
                               la flor de las municiones
                               y el anhelo de la mecha.
                               Rosario, buena cosecha,
                               alta como campanario,
                               sembrabas al adversario
                               de dinamita furiosa
                               y era tu mano una rosa
                              enfurecida, Rosario.

                  Buitrago ha sido testigo
                  de la condición de rayo
                  de las hazañas que callo
                  y de la mano que digo.
                 ¡Bien conoció el enemigo
                 la mano de esta doncella,
                 que hoy no es mano porque de ella,
                 que ni un solo dedo agita,
                 se prendó la dinamita
                 y la convirtió en estrella!

                Rosario, dinamitera,
                 puedes ser varón y eres 
                 la nata de las mujeres
                 la espuma de la trinchera.
                Digna como una bandera 
                de triunfos y resplandores,
                                                                                         dinamiteros pastores,
                                                                                         vedla agitando su aliento
                                                                                         y dad las bombas al viento
                                                                                        del alma de los traidores.

A partir la guerra sigue y por supuesto al estar en el bando, que sería el perdedor, la vida no sería fácil.

En el verano de 1937 vuelve a Alcalá de Henares donde se establece después de haber intervenido en la Ofensiva de Brunete y aunque esta cayó en manos sublevadas Quijorna y Villanueva del Pardillo siguen resistiendo. Entonces Rosario trabaja de cartera con rango de sargento trayendo la correspondencia desde la capital a estas posiciones.

Ya en Alcalá de Henares se casa con Francisco Burcet, pero este marcha hacia Teruel para renovar a la división 11º de Líster siendo la última vez que lo ve ya que ella queda en Madrid trabajando para Dolores Ibarruri reclutando mujeres para cubrir los puestos de trabajo que los hombres abandonan para ir al frente porque está embarazada.


La batalla del Ebro es el punto de inflexión para las esperanzas de la República terminando de recibir correspondencia de Francisco, por lo que decide exiliarse y dejar a su hija con la segunda esposa de su padre. Pero es interceptada junto a su padre camino de Alicante desde Valencia. Donde fusilarán a su padre. En cambio a Rosario la trasladan a Getafe donde en los famosos juicios sumarísimos del momento se le condena a muerte siendo conmutada la pena a treinta años de cárcel cumpliendo solamente tres a causa de los "beneficios penitenciarios" aplicados por el régimen franquista, que no era otra cosa que aliviar obligatoriamente las cárceles de presos por el hacinamiento que se estaba produciendo. Lamentablemente su liberación coincidirá con la muerte de Miguel Hernández en Orihuela, 28 de Marzo de 1942.

Tampoco fue fácil esta nueva etapa de su vida ya que tiene que instalarse fuera de Madrid al ser desterrada a 200 Km de la capital, lo que recala en el Bierzo. Pero a pesar de esta circunstancia vuelve al poco tiempo para recoger a su hija y conociendo que su marido había rehecho su vida en Oviedo. 

Se vuelve a casar pero se separa al poco tiempo aunque tiene otra pequeña de nuevo esposo. Se busca la vida con el estraperlo de tabaco hasta que con el tiempo puede tener un estanco en el antiguo municipio de Vallecas, actualmente barrio de Madrid.

Rosario muere en 2008 a los 88 años siendo acompañada por militantes de IU y PCE junto a su bandera tricolor.

Como habéis podido comprobar una trepidante vida condensada en unas pocas lineas por Miguel Hernández.

Bibliografía:
www. mjsaiza.blogspot.com
RTVE
www.javilarrauiri.com



Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario