miércoles, 4 de febrero de 2015

"EL AÑO DE LOS TIROS" LA PRIMERA MANIFESTACIÓN MEDIOAMBIENTAL



Hoy donde la conciencia medioambiental, el ecologismo, la capa de ozono, la protección de los mares es normal, llegando ha existir convenios que protegen entornos privilegiados por la naturaleza donde existen especies en vías de extinción, nos parece de lo más razonable e inteligente. Es más, cuando llegamos a una ciudad con mucha polución, una playa sucia o a una zona de acampada libre llena de basura, nos enfadamos con la humanidad expresando en voz alta "¿Cómo puede existir gente con tan poca conciencia?"


Pues debemos decir que no siempre fue así ya que esta forma de pensar se desarrolla no hace mucho. La humanidad comienza a tomar en consideración su entorno y a cuidarlo para dejar una herencia digna y sostenible, en las últimas décadas del siglo XIX cuando la avaricia y forma de explotación de los recursos minerales junto a la semi esclavitud de los trabajadores que caían enfermos por la poca seguridad e higiene en el trabajo hizo el resto. 

Entonces imaginemos que estamos en 1888 y que nos han contratado para trabajar en la minería de la zona onubense de Rio Tinto, la cual está llena de teleras, que son como montones de piedras que en forma de horno se fundía el mineral extraído, generando unos humos tan tóxicos, dióxido de azufre, que cuando no corre viento nadie puede salir de su casa, el aire es tan irrespirable que la vegetación se marchita y los animales mueren, y, NO, no es exageración.

Está contrastado ya que cuando ocurría esta situación de contaminación medioambiental los trabajadores no asistían a su puesto de trabajo cobrando parte del jornal, lo que hace inusual este hecho es que no solo no acudían los mineros a su trabajo, sino que poblaciones cercanas a la explotación minera eran afectadas d la misma forma.

Entonces un tal Tornet, un cubano exiliado a la península por anarquista convence a los trabajadores de la mina creando la Liga Antihumos para que la empresa minera Rio Tinto Co Ltd. que ha comprado las tierras y la explotación de la mina al estado español por 92 millones de pesetas, unos 552.931€, haga las siguientes reformas:


1-Prohibición del uso de las teleras.


2-Que los días que no podían trabajar por los humos se cobrase el salario completo.

3-Reducción de la jornada laboral de 12 a 9 horas.

4-Cambio el sistema de contratación, prohibiendo los contratos mensuales en los trabajos de las minas.

5-Supresión del pago de una peseta para asistencia médica.

6-Supresión de las dos pesetas con cincuenta céntimos descontados del jornal si se extraviaban sus libretas.

7-Relevo del jefe de ese departamento.

Y se decidió que el día 4 de febrero de 1888 habría huelga y se manifestarían ante el Ayuntamiento de Río Tinto.

Ya los ánimos estaban caldeados con las revueltas anarquistas y sindicalistas porque desde el día 1 de ese mismo mes ya había trabajadores en huelga.

Entonces cuando unas 14.000 personas se reúnen con pancartas y amenizados con la banda de música llegan a la Casa Consistorial donde estaba la corporación municipal decidiendo que no iban a recibir a los manifestantes y que por supuesto no iban a ceder a sus propuestas, porque el hacer esas concesiones les suponía la perdida de unos ingresos derivados de la minería ya que la comarca había crecido en tejido espiritual.

Entonces siendo avisado el Gobernador Civil de Huelva hace acto de presencia con un destacamento de soldados que había cedido el general Pavía para sofocar la revuelta por petición de los guardias de seguridad de la empresa y la Guardia Civil que no se veían capaces de afrontar la manifestación.

Los manifestantes pidiendo "NO A LOS HUMOS" "VIVA LA AGRICULTURA"  fueron recibidos ante el Ayuntamiento por el oficial militar que al observar "la peligrosidad" de los manifestantes dio la orden de cargar contra estos no solo disparando indiscriminadamente, sin tener en cuenta las mujeres y los niños, siendo envestidos con las bayonetas para más efectividad.

Una tragedia, una masacre. Oficialmente solo murieron 13 personas, pero sabemos de centenares.

¿POR QUÉ DECIMOS CENTENARES?

Porque la orden era que no trascendiera tal suceso ya que la carga fue lo menos malo que sucedió.
La mayoría de los cuerpos fueron calcinados en las teleras, muchos de los heridos murieron en casa pues no fueron al médico para no ser relacionados con la manifestación. Y es que en días posteriores hubo un seguimiento de quien había participado para ser cesados en su contrato y encarcelados durante el tiempo estipulado por el juez. Estos preferían no cobrar a ser encarcelados.

Pero nada hay oculto bajo el Sol y la prensa denunció tal hecho varios meses después poniéndole por nombre "EL AÑO DE LOS TIROS"

Esta manifestación a favor del medio ambiente se conoce más por su trágico final que por su reivindicación, considerándose la primera Manifestación Medioambiental de la historia. Es tan poco conocida que el día internacional del medio ambiente es el 5 de junio en vez de ser el 4 de febrero.

Una pena que una historia como esta no se conozca tanto en un mundo donde la conciencia de luchar por el planeta esté más activa que nunca.

Os recomiendo ver la película  "El corazón de la tierra" basada en este suceso.



Bibliografía:

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario