lunes, 2 de noviembre de 2015

EL TERREMOTO DE LISBOA INUNDÓ Y MOVIÓ TODA LA PENÍNSULA

                                      

Falla Azores-Gibraltar
Si habláramos con cualquier geólogo nos indicaría que cerca de la península ibérica está la unión de las placas tectónicas euroasiática y africana, que provocan en la zona de Granada todos los días movimientos sísmicos sin importancia. También nos indicarían que a esa unión se le llama "Falla de Azores-Gibraltar".

En 1755 estas placas se movieron tan violentamente en la zona atlántica, frente al Cabo de San Vicente (Portugal), que sembró la muerte y el caos en tantos lugares que para muchos es desconocido.



Representación de la catástrofe 
Resulta, que la mañana del 1 de Noviembre amanece como todos los días, no hay nada extraño, todos los habitantes del mundo siguen con su rutina diaria hasta que a eso de las 10 de la mañana la tierra tiembla, la placa euroasiática en su empuje se desplaza liberando una energía que se traduce en un terremoto de unos 8,5 a 9 grados en la escala Richter, llegándo a sentirse en Suiza, como deja constancia Jean Jacques Rousseau, y un gran tsunami que afecta no sólo a Portugal, España y a la zona norte de África, sino que las olas llegan Sudamérica y Escandinavia.

Tan devastador fue este fenómeno de la naturaleza que se le conoce como el "Terremoto de Lisboa", ya que esta ciudad fue destruida de tres formas distintas a causa del movimiento tectónico:

Efectos del terremoto en Lisboa
1- Por el terremoto que provocó unas grietas enormes y derrumbamientos de edificios.

2- Por el tsunami, que se inició como consecuencia del terremoto, penetrando por la desembocadura del río Tajo, que inundó varias veces la ciudad.

3- Por el fuego provocado rápidamente a causa de los derrumbes, y que arrasó lo seco, que se había salvado de la inundación.

Las víctimas mortales fueron enormes, 90.000, siendo una ciudad de unos 250.000 habitantes. Un desastre en toda regla.


Lisboa
Pero lo que impresiona fue la magnitud de este seísmo, toda la península sufrió daños tanto en las costas como en el interior, y en países distantes se pudo percibir con total claridad el movimiento de la tierra. Siendo lo más sonado el tsunami de Cádiz, donde las olas alcanzaron los veinte metros, entrando las aguas en la ciudad más antigua de Europa a la hora de producirse el fenómeno. 

Cuando las aguas de la playa se retiraron después del seísmo, el alcalde mandó cerrar las puertas, salvando así muchas vidas pues tres veces fue golpeado sin miramientos el recinto amurallado que protegía a los indefensos gaditanos. Eso no quiso decir que no ocurrió la desgracia, pues se cobró sus víctimas, unas 200.

Pero ahí no quedó la cosa, en Ayamonte segó la vida a 400, en Lepe a 203, en  La Redondela a 276, en Huelva a 66, en Conil de la Frontera a 24, en San Lucar de Barrameda 22 y luego en varios pueblos de esta costa las victimas fueron entre 2 a 9, siendo al final unas 1.200 en España. 

Torre destruida en el terremoto en Matalascañas
Aunque el mar indicó el fenómeno en muchos lugares como Bilbao y Santander, en la zona norte,  la subida del mar en las costas llego hasta Finlandia, siendo lo mas lejos Brasil. Por el Mediterráneo Marbella vio como sus costas se tapaban unos veinte pasos para luego volver a su lugar.

En La Redondela se forma a causa del fenómeno una isla donde al año siguiente se colonizaría por pescadores catalanes dando inicio a la ciudad de Isla Cristina.

En el interior de la piel de toro el derrumbe de edificios fue una constante, en Cabra (Córdoba) parte de la muralla árabe se vino abajo, en Ecija la mayoría de las torres sufrieron daños, en Baeza y Utrera la catedral se desplomó, la Mezquita de Córdoba sufrió daños como en Sevilla la Torre del Oro, que se propuso demolerla. En Alcaudete el castillo, que estaba habitado, fue abandonado.


Torre del oro en un antes y después del terremoto de 1755
Al norte de la península en Astorga la catedral sufrió bastantes daños como en Salamanca y Valladolid,  siendo en Cataluña, donde dijéramos que hubo un beneficio, pues en la montaña de Monserrat se abrió una brecha donde se descubrió una bolsa de aguas termales que propició la construcción del balneario de la Puda de Monserrat.

Este movimiento sísmico fue estudiado por el Marqués de Pombal en Portugal y por Fernando VI en España, aunque su interés fue más saber la repercusión del terremoto en su reino; y muy debatido pero desde una óptica religiosa que predominó sobre la científica.



Intensidades del terremoto 

Ahora se estudia por seguridad y se debate por su ciclo, pues se estima que entre 300 y 500 años se puede repetir. 

Por lo que habrá que ir haciendo cuentas.

Observad una simulación sobre el "Terremoto de Lisboa"



Bibliografía:
Efectos en España del terremoto de Lisboa, José Manuel Martínez Solares, Ministerio de Fomento.
El tsunami que sacudió a Cádiz en 1755 podría repetirse en 2205, Director de la Red sísmica española, el mundo.es
El terremoto de Lisboa, Pedro Fernández Barbadillo, libertad digital
Tsunami de Cádiz, Wikipedia
Terremoto de Lisboa de 1755, Wikipedia


Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario