viernes, 16 de enero de 2015

ABD AL-RAHMAN III AL NASIR LI-DIN ALLAH, UN NUEVO CALIFA




Córdoba se despierta nerviosa, alterada y excitada, por los acontecimientos que se producirán.

Han sido convocados a la mezquita aljama los qadies, alfaquies y ulemas, juristas de la ley coránica, los altos cargos militares, administrativos, la jassa, nobleza de la capital, así como a los cordobeses en general para ser testigos del nombramiento de Abd al-Rahman III como califa.

Las calles de la capital andalusí, están engalanadas, la policía de la ciudad tiene que poner orden en más de un lugar, pues muchos curiosos se acercan por las calles que confluyen al templo y la ribera del río es un ir y venir, parecen hormigos entrando y saliendo del hormiguero, que en este caso es Córdoba.

Cuando todas las personalidades están situadas tal como el protocolo exige, se abren las puertas del sabat, pasadizo que comunicaba el Alcazaba y la Mezquita, apareciendo un resplandeciente Abd al-Rahman vestido para la ocasión, bajito pero corpulento, pelirrojo pero teñido de aleña, incluida la barba, anda con paso ceremonioso hasta la plataforma instalada para la ocasión en el salón de la oración, sus ojos azules intenso con tonalidades rojas fijos al frente,todos los presentes se inclinan a su paso reverenciando a su monarca.


Entonces se escucha la voz del iman, qadi mayor de la mezquita,
Amad ibn Baqi ibn Majlad, que pronuncia la oración del viernes
donde incluye el nombramiento de Abd al-Rahman III como califa del al-Andalus:

Abd al Rahman III al-Nasir li-Din Allah
Abd al-Rahman III el Victorioso de la religión de Allah
(fragmento de la carta, según las crónicas, que se envía a todas las Kuras o provincias de al-Ándalus)

                              "En el nombre de Allah, el Clemente, el Misericordioso.

Bendiga Allah a nuestro honrado profeta Muhammad.

Los más dignos de reivindicar enteramente su derecho y lo más merecedores  de completar su fortuna y de revestirse de las mercedes con que Dios Altisimo los ha revestido, somos Nosotros, por cuanto Dios Altisimo nos ha favorecido, con ello ha demostrado su preferencia por nosotros, ha elevado nuestra autoridad hasta ese punto, nos ha permitido obtenerlo por nuestro esfuerzo, nos ha facilitado lograrlo con nuestro gobierno, ha extendido nuestra fama por el mundo, ha ensalzado nuestra autoridad por las tierras, ha hecho que la esperanza de los mundos estuviera pendiente de Nosotros, ha dispuesto que los extraviados volvieran y que nuestros súbditos se regocijaran por verse a la sombra de nuestro gobierno

En consecuencia, hemos decidido que se nos llame con el título de Príncipe de los Creyentes y que en las cartas, tanto las que expidamos como las que recibamos, se nos de dicho título, puesto que todo el que lo usa, fuera de Nosotros, se lo apropia indebidamente, es un intruso en él y se arroga una denominación que no merece.

Además, hemos comprendido que seguir sin usar es título, que se nos debe, es hacer un derecho que tenemos y dejarse perder una designación firme.

Ordena por tanto, al predicador de tu jurisdicción que emplee dicho título y úsalo tú de ahora en 
adelante cuando nos escribas.

Si Allah quiere.




¿Que implicaba esto para el al-Ándalus?

Este título le confería a Abd al-Rahman una dignidad que solo los descendientes del profeta lo podían obtener, pues aunque solo significa sucesor, también se le añadía el de Príncipe de los Creyentes que significaba el representante de Dios en la tierra.


Lo que significaba que rivalizaba con el califato abbasií de Baghda y el nuevo que se había creado en Túnez llamado Fatimií.

Todos ellos decían ser procedentes del Profeta.


¿Cómo fue su califato?

La verdad que fue completo en todos los sentidos, aunque fue temido y respetado,  fue muy poco querido, ya que el temperamento colérico que tenía es sabido por todos, los excesos en el vino y en los placeres,  se reflejan muy bien en la muerte de Pelayo; según
el Presítero Raguel  era  un joven que secuestrado  fue traído a Córdoba como esclavo, era de tal hermosura que el monarca ordenó que lo trajeran a su presencia quedando prendado, como el
pequeño no se dejó conquistar ni violentar su castidad, Abd al-Rahman mandó torturarlo y que lo mutilaran echando sus trozos al Guadalquivir.

Este personaje fue venerado como mártir en Córdoba y lo sigue siendo en Galicia.

Pero además de estos sucesos y personalidad, sometió todo el al-Ándalus a su obediencia, recordemos que heredó un emirato dividido por muchas rebeliones.
La más importante fue la de Umar Ibn Hafsún que tuvo en jaque a los Omeyas desde el 882 al 928, alzando a la rebeldía gran parte de lo que es hoy Andalucía, luego se alzó Badajoz, Mérida, Sevilla, Murcia, Jaén, Écija, Niebla, Beja, Toledo, Valencia, Zaragoza.

Fue tal guerreo que Pamplona fue atacada y destrozada 2 veces, no obstante no añadió mas territorio a su califato, simplemente hizo vasallaje.


Aunque también tuvo derrotas, la más importante y que se recuerda fue la de Simancas, aunque no fue tan decisiva como la de Alhenga, o la del barranco, que hasta su vida se vio envuelta cuando fue abandonado por parte de sus tropas y perdió su Loriga y su Corán.

A partir de ahí la estrategia del califa cambió de tal forma que no salió más a guerrear, eso lo dejó para sus militares, la diplomacia y
las embajadas fue a lo que se dedicó en un tiempo de calma que inundó todo su califato de prosperidad.

 Su obra más celebre fue Medina al-Zahara, una ciudad a 5 Km de Córdoba donde dispuso que se trasladara toda la administración del Califato. 

Murió a los 73 años en la ciudad que construyó en 961, pero parece ser que no murió satisfecho, ya que se encontró un escrito de su puño y letra donde explicaba que habían sido muy pocos los días de felicidad que había disfrutado.

Bibliografía:

Nº 62 de la Revista National Geographic Historia. Eduardo Manzano
Anales de Córdoba Musulmana (711-1008).  Antonio Arjona
Banu Qasi, La hora del Califa. Carlos Auseranz
El Camino del Mozarabe. Jesús Sánchez Adalid.
CVC. Mezquita de Córdoba. Internet.
Medieval-spain. Internet.
Sociedad, política y protesta en la España musulmana. Internet
Uned- historia. es. Internet.

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario