martes, 17 de febrero de 2015

GERÓNIMO, LA ÚLTIMA ESPERANZA DE LOS APACHES


Este nombre, Gerónimo, se ha utilizado gritándolo cuando solo queda un hilo de esperanza en una lucha para dar fuerza y empuje, no solo en la guerra, sino en todo aspecto de la vida.

Pero ¿quien fue este Gerónimo?

Fue un amerindio de la zona sudoeste de lo que es hoy EEUU, sería la zona norte de México, nació en la tribu chiricahuas dentro del pueblo apache (1823), en su idioma se le llamaba Goyaalé ( el que bosteza), se cuenta que se lo puso su padre por la tendencia a cansarse cuando era pequeño.

Pero lo que nos interesa es como llegó a ser uno de los amerindios más importantes de la resistencia hacía los colonos.

El motivo fue  la muerte de su mujer y tres hijos a manos de tropas mexicanas de Sonora, marcándolo para siempre y juró vengarse de los asesinos.

Entonces en 1858, cuando sucedieron los hechos antes descritos se unió a Cochise, jefe amerindio de su tribu, para atacar varias poblaciones mexicanas en las que se encontraban los asesinos de su familia y podían saquear también.


Cuenta la leyenda que  por el asalto a Arizpe el día de San Jerónimo viene su nombre, mientras otros aseguran que fue bautizado como José Gerónimo. Pero el significado de este nombre no es su procedencia sino como ha quedado para la historia.

Estos dos hombres se hicieron famosos por su resistencia a los mexicanos, pero pronto llegaría otro hombre blanco más peligroso, un monstruo que se estaba engendrando en una guerra fratricida, los EEUU.

Cuando estos terminaron de matarse entre ellos, decidieron conquistar mas tierras y agrandar su imperio, y dirigieron su mirada hacia el vasto y extenso, oeste, donde el oro salia de las entrañas de las montañas de California y los bisontes corrían por esas estepas. Había tierras para todos, menos para quienes las habitaban.

Fue entonces cuando la fama de Gerónimo llegó a ser extensa  ya que la muerte del jefe de los apaches Mangas Coloradas a manos de soldados que lo torturaron cuando él fue a dialogar, llevando la bandera blanca, señal que hay que respetar, pero cuando no hay honor, ya se sabe, esto fue un golpe que los llevó a ofrecer una resistencia enorme a lo largo de su vida.

Cochise se rindió y aceptó el internarse en una reserva preparada para ellos en San Carlos, pero Gerónimo dijo que no aceptaba esas condiciones y en White Mountains siguió su lucha.

Fue tal la resistencia de Gerónimo a las fuerzas del 7º de Caballería estadounidense que duró 10 años, hasta que en 1886 enviaron unos 5.000 hombres para reducirlo de una vez por todas.
La recompensa era de 2.000 $, una fortuna para aquella época. Así este gran ejército bien pertrechado se interno en Sierra Madre  para eliminar al piel roja rebelde.
Diezmando su ejercito, se cuenta que Gerónimo se rinde el 4 de Septiembre junto a 16 guerreros, 14 mujeres y  6 niños.

El teniente Gatewood un hombre íntegro hizo que Gerónimo cambiara la vida de guerrero a sedentario, e hizo un pacto, le daban tierras para el y su tribu sellándolo en piedra hasta que esta se hiciera polvo, pero el Estado no aceptó, obligando a que los apaches fueran deportados a la Florida.

Una vez mas eran engañados y maltratados pues en ese viaje dentro del caballo de hierro no soportaron el hedor ni el hacinamiento muriendo 5 de 6.

Pero EEUU se dio cuenta de una cosa, si maltrataban de forma que muriera Gerónimo lo harían martir de la causa Apache y ya tenían varios Caballo Loco, Nube Roja, Toro Sentado, etc.

Así que lo que hicieron fue reconciliarse con él, de tal forma que lo invitaron a varios desfiles representando a los indígenas. Como llamaba la atención, era el centro de las miradas y muchas personas se hicieron fotos con él. Llamándolo el indio ejemplar.

Pero el 17 de Febrero de 1909 la ultima esperanza, si la había, para el pueblo apache se apagó cuando murió  Gerónimo.

Y ¿qué buscaba Gerónimo, para enfrentarse durante tanto tiempo a los colonos?

Preservar su tierra, compartiéndola con los demás pero no de la forma que los blancos querían,
la tierra no es de nadie, y todos podemos ir a todos los lugares, solo tenemos que respetar lo que hay para que los demás disfruten de sus recursos.

Vaya y ¿estos eran los salvajes? 

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario