domingo, 3 de mayo de 2015

CONSPIRACION EN GRANADA, MASACRE DE LOS ABENCERRAJES

 MASACRE DE LOS ABENCERRAJES


En la última década de la Granada nazarí las conspiraciones entre las facciones mas cercanas al poder, sobre todo las más cercanas al trono, estaban en todo su apogeo ya que fueron tiempos convulsos para el último bastión andalusí.

Muley Hacen el Emir de Granada estaba entre las cuerdas, su hermano el Zagal se había rebelado contra su poder con el apoyo de una parte importante del poder y ejercito nazarí, los Abencerrajes.




Pero este fue duramente reprimido en Málaga, donde se rebeló; de vuelta a la sumisión el zagal ayudo hasta el final a su hermano en todas las rebeliones posteriores, e incluso contra la familia que le ayudó en un primer momento, los Banu al-Sarrat o los hijos del talabartero, apodados en tierra de Castilla como Abencerrajes.


La parte que se reveló fue desterrada y se pudieron bajo las órdenes castellanas, no durando mucho su servicio pues volvieron al redil del Emir Muley.



Las desavenencias entre ellos no se hicieron tardar, y afloraron en la Alhambra.
Entonces en 1481 cuando los cristianos bajo el mando del Marques de Cádiz  se lanzan sobre Ronda, en respuesta los nazaries atacan Zahara de la Sierra ondeando el pendón andalusí en esa plaza.
Los castellanos en un ataque de rabia por el atrevimiento de Muley se internaron en territorio nazarí para atacar la fortaleza de al-Hamma (Alhama de Granada) baluarte de los musulmanes, ya que era la ruta para Málaga y Ronda.

El Muley intentó en varias ocasiones recuperar la plaza pero fue todo inútil, llegando a no superar tal perdida, pero ni él ni los granadinos, pues en el Romance de la Caída de al-Hamma se refleja los agravios del pueblo de Granada a su soberano por este tema.
Los Abencerrajes en ese momento que habían perdido toda influencia en las decisiones de la Al-Hamra, se ve que estaban de nuevo en oposición al Emir.
A pesar de perder influencia entre la élite Granadina para el pueblo seguían siendo importantes y respetados. 


Según las crónicas del tiempo eran los mejores jinetes y todos temían sus lanzas.

En este ambiente, Muley no se podía permitir otra rebelión que debilitará su reino, así que en una estrategia de engaño, reunió a una gran cantidad de Abencerrajes al palacio rojo, estos seguramente alagados por la llamada de su Emir para tratar asuntos del Reino acudieron prestos.
Cuando llegaron y fueron recibidos en el patio de los leones, todo fueron alabanzas y sonrisas, buenas palabras y gestos.

Entonces el Emir para estar en un clima de intimidad y poder iniciar las conversaciones mas tranquilos invita a los presentes a pasar a una sala contigua.

Llegados allí son invitados a tomar sus posiciones, que previamente han sido preparadas. Estos, no sabemos si confiados o no, obedecieron, siendo degollados en el momento después de la intervención del Emir.

Muley con la ayuda de el Zagal había puesto de forma estratégica a sus hombres para la matanza. 

La masacre fue tan conocida que a esa sala se le llamó por el nombre de esta familia; cuenta la leyenda que las manchas que todavía están en la fuente de esta sala, es la de los 36 Abencerrajes muertos y decapitados, siendo sus cabezas puesta en ella convirtiéndose el agua en sangre.


Aquí no terminó la influencia de esta familia en el Reino de Granada, si eso era lo que quería Muley Hacen el efecto que consiguió fue el contrario, consiguió un enemigo más y definitivo.

Pero esto lo contaremos en otro artículo.


Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario