viernes, 28 de noviembre de 2014

CONCORDIA DE SALAMANCA


Texto de la "Concordia de Salamanca"
Antes de que la muerte llegara a cumplir con su cometido los reyes católicos se habían percatado de la insolencia de su yerno y como su hija estaba perdiendo la cordura.

Habían luchado mucho y puesto todo su empeño en forjar un reino grande y poderoso, a pesar de todos los obstáculos, ya no solo por los reinos rivales, si no por causas naturales, a lo que ellos llamaban castigo de la providencia.

Tres días antes de su muerte a causa del cáncer de útero que padecía, la Reina Católica Isabel I de Castilla  (imagen dch)  hace redactar su testamento en Medina del Campo donde dejaría la vida el 23 de Noviembre de 1504.

Es sorprendente como la Reina dentro de su avanzada enfermedad, su gran empeño no era otro que su reino estuviera en las mejores manos.

Como hemos dicho, sus majestades ya veían que el matrimonio acordado con el Emperador Maximiliano I  no daba buenos frutos, su hija, abocada por sus padres a ese matrimonio, estaba dando muestras de una mentalidad enferma, no apta para el gobierno del reino, es más, no cambiaron la decisión de su nombramiento hacia Juana y Felipe como Príncipes de Asturias, porque la descendencia de sus hijos era infructífera y el infante Miguel había muerto hacia pocos años.

El desenlace final con su yerno Felipe, archiduque de Borgoña, fue cuando el Rey Fernando lo mandó como embajada a Francia para negociar la rendición de Nápoles  y la división de la península Itálica dejando a un lado al Papa Alejandro VI.

El archiduque dentro de su inteligencia y no siguiendo las palabras de su consejero, pero si los dictados de su ambición e insolencia engalanada por su gran ego, juega a dos bandas, sacando provecho de la situación, se acepta parte de las exigencias aragonesas dando en matrimonio a su hijo Carlos con la hija de Luis XII.

Pero claro, esta era la prueba definitiva de que Felipe era un traidor a la corona de Castilla y Aragón, ya que el documento tenía que refrendarlo el rey, el solo era un mensajero de distracción mientras tropas aragonesas llegaban a Italia mediante el Mediterráneo.

                                        

                                     ¡¡CRASO ERROR, FLAMENCO, CRASO ERROR!!

Esa situación pone en enfrentamiento a padres e hija, que solo suspira por el aliento de su esposo hasta tal grado que estando en el retiro que le procuran por petición del Rey, hace alardes de su locura sin pensar en el reino, ni en su futuro hijo como heredero de un gran imperio.

Fernando gana la batalla al rey de Francia, pone en evidencia el engaño de su yerno ante los franceses y españoles mediante una embajada, todo parecía salir bien, solo quedaba el asunto de la cordura de Juana.

Ahí entra la parte del testamento (imagen de abajo) de la Reina:


"por cuanto pueda acaecer, que al tiempo que Nuestro Señor de esta vida presente me llevare, la dicha princesa, mi hija, no esté en estos mis reinos, o después que a ellos viniere, en algún tiempo haya de ir y estar fuera de ellos, o estando en ellos no quiera (sic) entender en la gobernación de ellos, y para cuando lo tal acaeciese es razón que se dé orden para que haya de quedar y quede la gobernación de ellos de manera que sean bien regidos y gobernados en paz, y la justicia administrada como debe...
todos fueron conformes y les pareció que en cualquiera de los dichos casos, el rey mi señor debía regir y gobernar y administrar los dichos mis reinos y señoríos, por la dicha princesa mi hija. Por ende, queriendo remediar y proveer, como debo y estoy obligada, para cuando los dichos casos o alguno de ellos acaecieren, y evitar las diferencias y disensiones que se podrían seguir entre mis súbditos y naturales de los dichos reinos, y cuanto en mí es proveer a la paz y sosiego y buena gobernación y administración de la justicia de ellos, acatando la grandeza y excelente nobleza y esclarecidas virtudes del rey mi señor, y la mucha experiencia que en la gobernación de ellos ha tenido y tiene..."

Todo esta claro, pero no para los herederos y para los opositores del rey, que aunque callados volvieron a la carga, no pudieron hacer que la Beltraneja  (imagen izq) reinara, pero ahora Juana, la loca, si era apoyada por las cortes podrían manejarla a su antojo, además, su esposo no quería vivir en Castilla, pues para él eran rudos y sin cultura, su objetivo era Francia.

Así que el resto del año hasta el 24 de Noviembre de 1505 fue  convulso, más parecido a una campaña electoral, cada bando buscó sus aliados y se enfrentaron en reuniones donde las palabras y acciones eran exaltadas.

Por eso ese día firmaron un acuerdo que los llevo al final a cumplir el testamento de la Reina, aun muerta ejercía su poder, la influencia de Isabel era patente.

Se acuerda que el rey rija el gobierno de Castilla, siendo los Reyes Felipe I y Juana I.

Pero esta Concordia no dura mucho, pues en el Tratado de Villafália, Felipe consigue su propósito, mata dos pájaros de un tiro, la incompetencia de Juana y la retirada a sus reinos del Rey de Aragón.

Tratado de Villafália




Pero eso es otra historia...

Bibliografía:
La Corona Partida
Wikipedia
National Geographic Historia
artehistoria
muyhistoria
puzzledelahistoria




Reacciones:

1 comentarios:

Publicar un comentario