jueves, 26 de febrero de 2015

LA NOCHE TRISTE, HERNÁN CORTÉS LLORA BAJO UN ARBOL


"...Cortés a esto se paró, y aun se sentó, y no a descansar, sino a hacer duelo sobre los muertos y que vivos quedaban, y pensar y decir el baque la fortuna le daba con perder tantos amigos, tanto tesoro, tanto mando, tan grande ciudad y reino; y no solamente lloraba la desventura presente, más temía la venidera, por estar todos heridos, por no saber adónde ir, y por no tener cierta la guardia y amistad en Tlaxcala; y ¿quien no llorara viendo la muerte y estrago de aquellos que con tanto triunfo, pompa y regocijo entrando habían?"
Así cuenta Francisco López de Gómara en su Historia general de las Indias como Hernán Cortés se puso a llorar en la noche del 30 de Junio de 1520 cuando fueron masacrados por los aztecas en Tenochtitlán, la actual Ciudad de México.

¿Qué sucedió?
Lo que debería suceder cuando la ambición y la codicia se junta en mentes que lo único que querían es tener fama y riquezas. Desgranemos la historia para entender tal afirmación.

Desde Noviembre de 1519 el ejército español comandado por Hernán Cortés está en la ciudad del imperio azteca, Tenochtitlán, donde reside el emperador Moctezuma II. todos tienen reticencias, los oriundos de los extranjeros, y los conquistadores de los indígenas, pero la convivencia es más o menos pacífica.

A lo largo de la estancia de los españoles deciden hacer una capilla para celebrar sus misas y seguir con su vida, pero tanto los aztecas como los españoles sabían que lo había llevado a esa ciudad.
Moctezuma les deniega el que hagan la capilla en el Templo de Huitzilopochtli , pero todo se precipitó cuando los españoles en la búsqueda de un lugar para su capilla en el palacio donde residía Cortés, encuentran una puerta oculta que les lleva a una cámara donde a la vista queda el gran tesoro azteca que Axayácatl, padre de Moctezuma había reunido durante su reinado. 

Los españoles tienen miedo a ser asesinados, buscaron un pretexto para hacer rehén al emperador, esa es la versión oficial, yo me pregunto Cortés y los suyos llegaron a Nueva España para hacer fortuna 
¿y le dieron miedo de ser asesinados por el emperador, a quien iban eliminar tarde o temprano, por ver el oro que todo conquistador habría deseado encontrar? que raro ¿No?.

Y la excusa la encontraron seguramente por la Malinche, amante y traductora de Cortés, pues el pueblo a que pertenecía se había aliado con los españoles y cuando recibieron la embajada del emperador para cobrar los impuestos estos se negaron  y siete españoles murieron en las refriegas que se produjeron.

Dicho y hecho el Emperador Moctezuma II fue apresado y conducido al palacio donde el español residía que lo había convertido en un cuartel. 
Para hacerlo bien, exigieron que compareciera el cacique Cuauhpopoca, autor de las muertes de los españoles, y así se hizo, no hubo juicio ni diálogo tal como llegaron los apresaron, encadenando al emperador y delante de todos quemaron vivos al cacique y su séquito.

Pero esto se le iba a complicar a Cortés ya que tuvo que ausentarse de Tenochtitlán, por que el gobernador de Cuba había mandado una expedición a Nueva España para pararle los pies a Cortés, este derrotó a sus paisanos y volvió a la ciudad encontrándose una situación lamentable.

Pedro de Alvarado quedó al cargo de la ciudad, y este siendo de la idea "es mejor atacar primero" en una fiesta que celebraban los aztecas dio permiso a sus aliados indígenas que atacaran a la nobleza azteca en el templo, hubo una masacre, niños, mujeres, ancianos, etc, a la cual se sumo también el español. La excusa estaban formándose para un rebelión, otras fuentes, que no podía soportar los sacrificios humanos que estos estaban haciendo, Dios no se lo hubiera perdonado.

Cortés comenzó por aplacar los humos a unos y otros, llevándole tal situación que hizo que Moctezuma les hablara pidiendo tranquilidad y que no se propagara una revuelta.
Los habitantes de Tenochtitlán entendieron que el emperador lo había traicionado  y lo apedrearon de lo que murió en los días siguientes. 
La revuelta comenzaba a sobrepasar a los españoles, todos los días había alguna muerte, alguna refriega donde soldados españoles caían. Así que decidieron que el 30 de junio a media noche saldrían de esa ratonera.

Comenzaron a salir de la ciudad en silencio, teniendo mucho cuidado de que los caballos no relinchasen, llevaban todos los pertrechos de guerra, y todos llevaban lo que pudieron saquear del tesoro de Moctezuma, serían ricos y salvarían sus vidas.
Tenochticlán estaba rodeada de un lago y los españoles hicieron un puente de canoas por donde decidieron escapar, pero fueron descubiertos, de pronto se oye ¡BUM, BUM, BUM! el tambor de serpiente del templo comienza a sonar y en pocos minutos estaban rodeados de soldados aztecas que los masacraron, el lago se infectó de canoas, las lanzas y flechas caían desde las terrazas de la ciudad, y los soldados se ahogaban, o se embarraban hasta las rodillas por el peso de las joyas, siendo todo movimiento era pesado.  

Mueren unos mil aliados tlaxcaltecas y unos 600 españoles, perdiendo el botín robado al emperador.

Llegando a Tlacopan, la actual Tacuba, donde se sentó a llorar amargamente Cortés por la perdida sufrida.

El árbol donde sucedió sufrió dos incendios uno en la década de los 70 y luego en 1981 donde finalmente desapareció.

Este trágico suceso quedaría para la historia como La Noche Triste de Tenochtitlán. 

Recomiendo el  libro de Arturo Pérez Reverte que trata sobre esta noche, magnífico.

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario