martes, 30 de diciembre de 2014

ENEMIGOS ÍNTIMOS


Cuando dos amigos tan íntimos se distancian llegando a ser enemigos acérrimos, suele ser, porqué uno siempre hace la voluntad del otro, y cuando el uno impone sus ideas, ya no cree en las del otro, y la brecha que se abre es tan grande que la amistad anterior no se recupera nunca.

Thomas Beckett
Eso ocurrió el 29 de Diciembre de 1170.

En esta mañana fría y húmeda de Canterbury (Inglaterra) el arzobispo Thomas Becket entra a rezar delante del altar de la catedral. 

Cuando de pronto irrumpen con gran estruendo en el templo cuatro soldados, llamando a gritos al arzobispo.

Por el desorden ocasionado son increpados por el séquito eclesiástico, pero el arzobispo da la cara.



Uno de ellos desenvaina la espada para herir al dirigente de la Iglesia Católica en Inglaterra, pero un sacerdote es herido al interponerse, lo que desata más la furia de los soldados, desenvainan sus espadas, y el ruido de sables se hace perceptible en toda la catedral. 


El arzobispo de Canterury es asesinado allí mismo.



¿Qué hizo este hombre para que fuera asesinado?

Como hemos hablado anteriormente la amistad muy estrecha cuando se rompe pasa a ser la peor enemistad.

El rey Enrique II y Tomás Becket fueron íntimos amigos, tanto que, el rey no hacia nada sin consultar a Becket, hombre inteligente y diplomático que era utilizado para asuntos delicados, y siendo amante
de los placeres como el rey, hacían buena liga.


Becket podría decirse que era el responsable de que todo mandato del rey se efectuara, por eso se le nombró canciller.

En 1161 muere el arzobispo de Canterbury, Teobaldo, y el rey vio la oportunidad de someter a la iglesia a su gobernación, pues los privilegios eran enormes, ideo una estrategia proponiendo a Becket para el nombramiento.

¡Aquí se produce la brecha!

Becket era archidiacono, es decir hombre importante en la Iglesia, además
tenía muy buenos referentes en actuaciones dentro de ella, por eso advirtió al rey que si llegaba a obtener tal cargo la enemistad sería algo inevitable, algo que el rey obvio.

Pero Becket, era firme, y lo demostró.

Un día antes de su nombramiento fue ordenado sacerdote, y parece que su ordenación supuso la muerte de un Becket y el nacimiento de otro Becket.

El rey sin apreciar tal cambio, puso en marcha su plan, reúne al clero en Westminster para obligarlo a someterse a la jurisprudencia civil, y reconocer que todos son iguales a la ley. 

Pero Becket se niega afirmando que los sacerdotes solo responden ante Dios y para eso la iglesia tiene a sus jueces. 

Claro eso iba en contra de las ideas del rey y de las leyes y fueros aprobados anteriormente por Becket cuando era Canciller.

Al no resolverse el tema, fueron convocados de nuevo en Clarendon, y el rey ya no permite ninguna oposición exigiendo la dependencia del clero a las leyes civiles y su independencia de Roma.

Algo inadmisible para un eclesiástico. Y se niega a firmar.


Llegados a este momento la brecha se hace inmensa, Becket se exilia a Francia, el Rey  hace varios movimientos dentro de los poderes, nombrando y eliminando opositores, además de perseguir como fugitivo a Becket.


La mediación del rey de Francia y la amenaza inminente de excomunión a Enrique II hace que Becket  vuelva a Inglaterra, encontrándose con el  desagravio de que las exigencias expuestas en Cladenron están vigentes, vuelve la fricción haciendo que el rey pronuncie sus famosas palabras:

<< ¿No habrá nadie capaz de librarme de este cura turbulento?...es necesario que Becket  desaparezca>>

26 Días de su vuelta a Inglaterra se produce su asesinato.

El rey es excomulgado y el arzobispo es canonizado 2 años después, pero el rey cumple penitencia pública arrodillándose delante de la tumba de su enemigo, volviendo a ser católico de nuevo.


Este hecho repercute no solo en Inglaterra, en toda Europa se conoce el hecho.

En España es interesante como hay varias iglesias que se venera a este arzobispo.

La más antigua es la Iglesia de San Nicólas de Soria, hoy en ruinas, donde se ha encontrado un fresco que refleja el asesinato de Beckett

En Segovia, concretamente en Vegas de Matute, la Iglesia de Thomas de Canterbury, de mediados del siglo XVI.

Otra en Tarrasa con un magnífico  fresco sobre el mismo suceso, data de 1180.

Por que tanta devoción a un personaje que muchos ni siquiera sabían colocar a Inglaterra en el mapa.

Leonor Plantagenet

Pues resulta que Alfonso VIII rey de Castilla en 1170 se casó con Doña Leonor Plantagenet quien era hija de Enrique II y amiga personal de Becket  y teniendo información de que su padre era el instigador de su asesinato quiso recordar a su amigo y que muchos vieran la firmeza de este personaje al defender sus ideas.

Como vemos Thomas Becket  solo defendió unas ideas en contra de Enrique II, quien fue su mejor amigo mientras este hacia lo que el rey quería.


BIBLIOGRAFÍA:
 http://www.biografiasyvidas.com/biografia/b/becket_thomas.htm
https://es.m.wikipedia.org/wiki/Tom%C3%A1s_Becket
http://www.bbc.co.uk/history/historic_figures/becket_thomas.shtml
http://www.eyewitnesstohistory.com/becket.htm
http://www.newadvent.org/cathen/14676a.htm
http://www.historylearningsite.co.uk/medieval-england/thomas-becket/
https://es.m.wikipedia.org/wiki/Becket_(pel%C3%ADcula)

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario