sábado, 16 de mayo de 2015

LA MASACRE DE LA JORNADA DEL FOSO


En el año 180 de la Hégira en Qurtuba  llega al poder como Emir del al-Ándalus, al-Hakam I, teniendo que sofocar varias revueltas que se han producido en su territorio.

La más importante fue la que lideró los Banu Qasí en la Marca Superior, queriendo estos ser independientes al poder Umayya. Ya que eran descendientes del Conde Visigodo Casio, eran muladíes y eso para la jassa qurtubí eran algo humillante, por no ser de raza pura.




Pero la revuelta que sofocó de una manera brutal y asesina fue la Tulaytula  conocida como la "Jornada del Foso".

Resulta que esta madina siempre estuvo alzándose contra el poder establecido en Qurtuba, teniendo un cierto grado de autonomía, siempre y cuando pagará las parias al Emir.

Por ese tiempo dos miembros de los Banu Majsí  Allah ibn Jamir y Girbib Ibn Abd Allah, un poeta que llegó de Qurtuba por tener desavenencias con el Emir solivianta a sus ciudadanos con sátiras y versos hirientes. 
Estos hartos de la tiranía ejercida por su Amil, se sublevan de forma que el al-Hakam decide dar un escarmiento total, pero necesita un hombre sin escrúpulos para una misión como esta.

Recordemos que durante la época musulmana, la mayoría de los miembros de la ciudades eran los propios pobladores de la tierra, es decir, eran hispanos-godos que se habían convertido al Islam para no pagar la Yizya. Pero eran humillados por los descendientes de los sirios, yemeníes y árabes que llegaron con el beneplácito de Damasco.

Por lo que podemos decir que la población de Tulaytula era, muladí, judía y mozárabe.

al-Hakam  encontró a Amrus ibn Yusuf al-Muwalad, que se prestó a seguir las órdenes del Emir ya que había sido nombrado Amil de madina Tulaytula. 

Este llegó con engaños a los habitantes de la madina cercana al Tajo, aplastando la rebelión con la ejecución de sus líderes mediante traición, pagando sumas grandes de dinero para los que trajeran sus cabezas, una vez hecho esto, ejecutó también a los traidores.

También alejó toda sospecha residiendo fuera de la madina con sus hombres.

En ese tiempo edificó una fortaleza donde hoy se sitúa el al-Qars, durante ese tiempo ejerció una gobernación pacífica ganándose la confianza de las clases pudientes de Tulaytula, haciendo de estos habitantes pacíficos y sumisos a Qurtuba.

Pero la trama esta por finalizar. Amrus informó al Emir de que la fortaleza estaba terminada y que se podía llevar a cabo el escarmiento. Este envió a su hijo Abd al-Rahman, el futuro II de su nombre, a una misión Saraqusta pasando por Tulaytula.

Cuando el heredero al Emirato llegó cerca de la madina fue recibido por su Amil Amrus que insistió tanto en celebrar un banquete en honor al ilustre recién llegado que este no tuvo más que aceptar.

Llegado el día acordado dice la Crónica de Ibn Fadl Allah al-Umari:

 Se dispuso entonces a prepararlo, reuniendo los animales que sacrificaría y convocando a las gentes para el día señalado. Los toledanos acudieron muy de mañana para estar presentes en el banquete. Cuando todos estuvieron reunidos en el salón de sesiones, se les invitó a pasar a otra sala en la que se hallaban ‘Abd al-Rahman y ‘Amrūs junto con sus hombres de confianza. Nada más llegar allí la emprendieron con ellos a sablazos, mazazos y puñaladas hasta acabar con todos. Luego los arrojaron a un foso que allí había. ‘Abd al-Rahman continuó después recibiendo a multitud de ellos, de manera que, cada vez que llegaba un grupo, se hacía con él exactamente lo mismo.
Y esto se prolongó de este modo hasta que, llegado el mediodía, se presentaron los que aún no habían acudido. Entre ellos había un hombre muy astuto que, al acercarse a la fortaleza, comenzó a sospechar y se dio cuenta del daño que se estaba cometiendo. Sin descender de la montura, dijo a sus compañeros: «¿Qué les ha ocurrido a los nuestros? Como dijo Quss b. Sā‘ida: «¿Cómo es que veo que la gente va pero luego no regresa?». ¿Acaso alguno de nosotros se ha encontrado con alguien que haya salido y le ha oído hablar de este banquete y de los agasajos recibidos por los asistentes?»

Así terminó ese día, con 700 personas decapitas y cubriendo un foso que fue construido para que lo recordaran todos sus habitantes y las madinas de al-Ándalus.

Se cuenta que el futuro Abd al-Rahman II después de aquella experiencia se quedó traumatizado y con un tic nervioso en sus ojos por el continuo abrir y cerrar a cada degollamiento.

Según la tradición este suceso da origen a la expresión "Noche Toledana", que todos sabemos que es
cuando pasas una noche mala o sin dormir por diversos motivos.

Seguro que fue así cuando se supo ese día lo que hubo ocurrido.

Al-Hakam cumplió su objetivo Tulaytula, se pacificó al menos por un tiempo.

Bibliografía:
Masalik  al-andar  fi mamalik al-amsar de Ibn Fadl Allah Al-Umarí
Jornada del Foso, María Greco, Universidad de Pablo de Olavide
Wikipedia
Historia de Toledo
Historia de España, Menéndez-Pidal, traducción de Levi-Provencal, pag. 103-104 

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario