miércoles, 10 de junio de 2015

WILLIAM LAMPORT; LA VERDADERA IDENTIDAD DE "EL ZORRO"

                                
La historia del Zorro, nos ha llegado como el personaje que lucha por las libertades del pueblo mexicano ante la dominación española. Y la verdad es tenemos que reconocer que las aventuras de tal personaje son bastantes buenas; posiblemente las recordaremos en dibujos animados, películas clásicas y como no, en la última versión donde Antonio Banderas y Catherine Zeta-Jones protagonizan tal historia.

En un tiempo donde el pueblo mexicano no tiene esperanza de libertad, porque los invasores españoles son corruptos y explotan a los criollos y esclavos negros. Donde la Santa Inquisición vela por sus intereses más, que por las almas de sus feligreses. Donde la tiranía ejerce su poder sin miedo a ser castigada, aparece un héroe, un valiente que vestido de negro, con sombrero cordobés, antifaz  y una capa que ondea al viento cuando lucha contra los soldados españoles, marcándolos con un rápido movimiento de espada su característica Z, infunde en el pueblo la valentía apagada por muchos años que lleva a zafarse de sus dueños impuestos, obteniendo la libertad y propiedad de sus tierras.


Su agilidad para montar y desmontar su corcel negro, que con un silbido sabe exactamente lo que debe hacer para que su jinete escape sano y salvo; su forma de luchar donde su espada, su forma física y su látigo son fundamentales. Son las características de este héroe.

¿Quién de niño no ha querido ser el Zorro?


 ¿Existió realmente el Zorro?

Como Zorro, tenemos que decir que NO.

Pero toda leyenda tiene su base de historia y hubo un hombre de carne y hueso que dio pie a escritores y novelistas para crear tan magnifico personaje.

Este fue WILLIAM LAMPORT.

Resulta que ni es español, ni mexicano, ni criollo, ni esclavo, fue un irlandés al servicio de la corona española caído en desgracia.

Comencemos por el principio:

Resulta que sobre 1630 llega a las costas gallegas un fugitivo que arropado por la comunidad irlandesa que existía en Galicia, fue escalando puestos hasta llegar a la corte española siendo incluso uno de los hombres de confianza del Conde-Duque Olivares.

Durante este tiempo William decide cambiar de nombre llamándose Guillén de Lombardo de Guzmán, siendo un excelente estudiante pues, el mismo valido del rey lo ingresa en el Colegio de San Lorenzo del Escorial, reservado a la flor y nata  del reino que siempre pasaba a formar parte de la corte de Felipe IV.

Después de demostrar sus aptitudes estudiantiles demuestra los militares al participar en la famosa batalla de Nödlingen donde los españoles derrotan a los suecos en 1634 y en el asedio de Fuenterrabía en 1638, llegando a la graduación de capitán en uno de los tres regimientos gaélicos de los Tercios españoles.

De ahí pasa a Nueva España, el actual México, donde según él relata en una de sus declaraciones a la Santa Inquisición, que fue enviado a esas tierras por orden del Conde-Duque, para vigilar a los nobles, pues estaban llegando noticias de conatos de corrupción y revueltas por parte de los criollos libres, a causa de los impuestos abusivos.

Este, por su carácter, se infiltra en las clases altas criollas donde establece amistad con varios de ellos, pero la situación se vuelve al revés, seguramente por la serie de injusticias que se comenten en aquel tiempo de parte de las autoridades, recordándole las injusticias infligidas por los ingleses a los irlandeses; añadiendo que se produjo un cambio de virrey por orden de Olivares, tras una trama en Portugal, intenta hacerse con un puesto de importancia en las nuevas tierras de España, y como no lo consigue, el desengaño hace que cambie de bando secretamente, creando una estrategia para eliminar la dominación española en tierras mexicanas; un nuevo reino sería la solución, siendo él quien gobernaría a título de Emperador con limitaciones, dando poder a unas asambleas que representarían al pueblo ejerciendo justicia sin haber esclavitud.

Conde-Duque Olivares
Pero este complot fue denunciado por el Capitán Felipe Méndez Ortiz a la Inquisición, quien se encargó de su delito porque aseguró que durante unas visiones, seguramente bajo los efectos del peyote, planta alucinógena, se le había revelado que él era el elegido para liberar a Nueva España.

En esos momentos sufre el contra tiempo de que su protector, Olivares, ha caído en desgracia y no se puede hacer nada por Guillén.

Estuvo encerrado en las prisiones del Santo Oficio durante 17 años, donde fue torturado para sacarle la mayor información posible. Guillén, durante ese periodo no pierde el tiempo y escribe panfletos y obras literarias poéticas, entre las que destacan los 900 Salmos latinos.

Monumento a William Lamport

Su acto más conocido fue en la Nochebuena de 1650, ya llevaba 8 años de encierro, cuando se escapa de la prisión y deambula por las calles de la Ciudad de México a eso de la madrugada, con bastante sigilo para poner algunos pasquines escritos por él en los lugares más señalados y teniendo la audacia de acercarse al palacio del virrey para entregarle algunos de estos textos y unos documentos con el título:

"PREGÓN DE LOS JUSTOS JUICIOS DE DIOS, QUE CASTIGUE A QUIEN LO QUITARE"

Donde acusa la corrupción y el abuso del Santo Oficio.

Como es lógico tal hecho duro eso, una noche, al día siguiente fue detenido y encarcelado otros 9 años hasta que los sacaron de su celda para ser ejecutado.




Así que ya sabemos cuando veamos otra versión del Zorro, pensar que el autentico, no protagonizó, ninguna de las hazañas de Don Diego de la Vega, que era rubio con ojos claros, enjuto, vamos de pocas carnes, y seguro que la agilidad como espadachín valeroso ya la hubiera querido para no permanecer tanto tiempo en la cárcel.


Bibliografía:
La aventura de la historia
taringa
buscando la leyenda






Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario