lunes, 30 de marzo de 2015

MOSHÉ BEN MAIMÓN; MAINONIDES


En este tiempo donde la fama de las personas es obtenida mediante hechos superficiales, destapando temas personales e íntimos que no interesan a nadie, solo a los implicados, hacen de quienes lo escuchan ignorantes y sin propósito en esta vida.

Pero esto me parece que siempre ha existido, recordemos los mentideros de Madrid, tan famosos a lo largo del imperio español, donde rumores y chismes de la corte eran tan codiciados como utilizados para sacar unos buenos maravedies sin tener que trabajar. 

Pero esto  ¿qué tiene que ver con Maimonides?

Mucho y nada, veréis, cuando investigo sobre historia, intento reflexionar sobre lo que ocurrió con lo que veo en mi época, y la conclusión, siempre es la misma:


"La ignorancia deliberada es la repetición de la historia"



La frase es mía, no es brillante, pero es mi conclusión...la cuestión es que leyendo las informaciones que tenemos de Maimonides, filosofo, matemático, médico, rabino judío, teólogo, y no pudo llegar a más porque el tiempo no se lo permitió, me indigna todavía más la ignorancia de este tiempo con toda la información que tenemos a nuestra disposición.

Un hombre que nació (1135) justo cuando las condiciones en el al-Ándalus cambiaron radicalmente de nuevo, en Córdoba, centro cultural por siglos, los oscuros nubarrones de la intolerancia llegan, en este caso mediante los Almohades; su familia que era judía debe tomar una decisión drástica, exiliarse, ya que si no, morirían al no convertirse al Islam. 

Por lo que en 1148 comienza su periplo por varias ciudades, no solo de al-Ándalus, si no del mundo conocido, Fez, Palestina, Alejandría y al final Fustat (el Cairo antiguo).

En estas circunstancias podríamos pensar que la necesidad se impone para dejar los estudios, pero no es el caso de Moshé, su padre el refutado rabino Maimon, le instruyó en las Escrituras hebreas, normas, tradiciones y leyes judaicas, Talmud y Mishna,  pero no solo el fue su maestro, en al-Yussana, la actual Lucena, gran centro judío Sefardí, estuvo bajo el rabino Yosef ha-Leví ibn Migash.
En Almería fue instalado en la casa de su maestro Averroes, que le influyó mucho en la filosofía  de Aristóteles 

Todo esto compaginándolo con los estudios de matemáticas y medicina; siendo esta última disciplina la que desarrolló con gran esplendor, pues fue médico personal del Sultán Saladino, así como de su padre Afdal, por lo que pudo ganarse bien la vida después de las penurias que tuvieron que soportar por fundamentalistas.

Pero no solo trabajaba para ricos, ya que atendía a pobres llegando a contar:

               Mis deberes con el Sultán son una pesada carga. Estoy obligado a visitarlo cada día y cuando uno de sus hijos, o alguna de las mujeres de su harén, está indispuesto. No me atrevo a salir de El Cairo porque debo pasar una gran parte del día en palacio… Llego a El Cairo muy temprano e, incluso cuando no sucede nada de importancia, no regreso a Fostat hasta la tarde, hambriento y fatigado. Al llegar encuentro la antesala de mi casa llena de gente… converso con ellos y receto mientras permanezco echado por culpa de la fatiga. Cuando cae la noche estoy tan exhausto que apenas me quedan fuerzas para hablar…
                                                                                        Maimonides

Tuvo opositores, ya que los tratados religiosos fueron, y son muy estudiados, dentro de la comunidad judía, pero siempre de forma conciliadora entre las tradiciones y la leyes de la Tora; un ejemplo de ellos fue el Tratado sobre la resurrección de los muertos y La guía de los perplejos.









En cambio los tratados medicinales fueron revolucionarios y estudiados dentro de las escuelas de oriente, un ejemplo de ellos fue el Tratado sobre los venenos y sus antídotos que regaló al Sultán Saladino.









Yo creo que lo importante de este hombre fue su vida llena de historia, vivió una vida de peso; es verdad que todos no podemos ser Hombres Grandes de la Historia, pero podemos hacer grande nuestra historia. 

Maimonides así lo hizo. Fijémonos en un pensamiento que dejó escrito:

            "Si doctores más sabios que yo quieren ayudarme a entender, concédeme Señor el deseo de aprender de ellos, pues el conocimiento para curar no tiene limites"
                                                 Maimonides



BIBLIOGRAFÍA:

Raban, Jabab.
Cienciaes.com
Biografíasy vidas
Busca Biografías
Torre de Babel
Portal Planeta Sedna.

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario