miércoles, 9 de marzo de 2016

MADINAT AL-ZAHIRA LA RIVAL DE MADINAT AL-ZAHRA



Todos conocemos la  ciudad de Medina Azahara (Madinat al-Zahrasituada a las afueras de Córdoba y que fue construida por el califa del al-Andalus Abd al-Rahman III en el año 936 de nuestra era, llegando a ser la mayor expresión de poder, riquezas, prosperidad y unificación del al-Andalus que tuvo en su historia. su nombre significa ciudad brillante aunque las leyendas que circulan sobre este aspecto le dan un aire romántico que posiblemente no tuvo nada que ver pero que aumentan su belleza dándole un halo de fantasía tipo Mil y una noches.

No obstante su historia verdadera es mucho mas bella y cautivadora que toda la imaginación que se le pueda poner. Podemos visitar el emplazamiento de esta ciudad majestuosa que si estuviera tan bien conservada como otras obras andalusies ya que fue destruida en 1010 por los radicales almoravides y saqueada durante siglos por los habitantes cercana a ella sin duda sería una de las maravillas del mundo, ya que los cronistas tan árabes como cristianos así como las embajadas que se acercaron a este recinto han dejado relatos donde expresan su admiración ante magnifica obra.

Pero Córdoba tiene en sus entrañas otra ciudad tan magnifica como Medina Azahara, del mismo tiempo y con la misma función, hablamos de Medina Zahira (Madinat al-Zahira) y construida por otro de los hombres más poderosos del al-Andalus, Almanzor (Almansur, el Victorioso), el Hayib o primer ministro de califa Hisam II, nieto de Abd al-Rahman III.

Aunque en el nombre se le parece ya que esta significa ciudad resplandeciente, fue creada con un objetivo muy distinto a la primera, y era el eclipsar a Medina Azahara y el poder de los Omeyas para cumplir la misma función residencial y administrativa llegando ser el bastión y representación del poder a manos de Almanzor. Otras crónicas expresan que la medida tomada fue por miedo a las emboscadas que pudiera sufrir de parte de los partidarios de volver a dar el poder que este había ido adquiriendo a su dueño legitimo, el Califa.

Pero conociendo la personalidad de este soldado ambicioso suena más a excusa legal.

Ibn Abi Amir al-Mansur mando construir la rival de Madinat al-Zahira unos cincuenta años después de Abd al-Rahman III construyera Madinat al-Zahra, 980-981 de nuestra era, dos años después que fuera nombrado califa Hisam II siendo un niño y consolidándose en el poder gracias a la madre de este y amante del general, una esclava navarra llamada Sub.

La ciudad Zahira no tenía nada que envidiar a su ejemplo, aunque Almanzor pregona la austeridad y le gustaba hacer alarde de esta la medina decía todo lo contrario ya que las crónicas de Ibn Hayyan o Ibn Idarí ademas de explicar su localización dicen lo majestuosa que era y los materiales empleados.

dicen que se llenó de zocos, residencias para sus soldados, patios con fuentes, residencias de esclavos como de salones donde recibía las embajadas, cadíes y alfaquíes, toda la jassao nobleza pasaba ya por Medina al-Zahira, relegando la residencia califal y centro del poder andalusí a eso una simple residencia.

Para ello creo un plan muy generoso con sus subordinados pues dio feudos o tierras cerca de la medina para se asentaran en la zona haciendo que el centro de atención se dirigiera a su ciudad. Lo sabemos porque Ibn Hayyan cuenta que su padre se fue ha vivir cerca de la medina de esa forma.

Cuentan que Almanzor recibía las embajadas en el salón alto de la almunia La Perla sentado en el centro y encima de las alfombras que cubrían el suelo con una camisa muy ancha y sin levantarse. Las columnas transparentes eran dignas de los bancos de mármol blancos que rodeaban las fuentes llena de surtidores con forma de leones. Había cantaros enormes con agua perfumada y y los estanques profundos a los que tiraban el pan sobrante alimentando a los peces de colores que allí vivían, sobre la superficie del agua los nenúfares flotaban con pepitas de oro escondidas estrategicamente visibles para impresionar a las embajadas, también trajo piedras con forma de setas de Escandinavia que las pinto de color oro y colocó debajo de los sauces que planto con el objetivo de que dijeran que la riqueza de Almanzor era tal que le nacía de los sauces de Babilonia y de los estanques de agua.

La vestimenta de los habitantes y residentes en la ciudad era muy cuidada como que los soldados vistieran las mejores armaduras y los esclavos todos negros fueran de blanco.

Allí por ejemplo recibió el 4 de Septiembre del 992 al rey de Pamplona Sancho Garcés II Abarca.

Según Ibn Idari la puerta de Oriente llamada la puerta de la Victoria, Bab al-Fath, fue situada en es lugar para que los que venían de Córdoba tuvieran que rodear la media y poder asombrarse de ella.

A lo largo del tiempo traslado todos los poderes administrativos, jurídicos, religiosos y de defensa a la medina, cumpliendo así su mayor logro y es obtener todo el poder creando la dinastía Amirí.

Su localización es todavía una incógnita pues en el momento de su destrucción, 1009, una año antes que Medina Azahara, por  al-Mahdi, bisnieto de Abd al-Rahman III, fue total, y es que emitió la orden saquear la ciudad que la destruyó por completo por tres días no dejando vestigio alguno, pues ordenó quemar y arrasar todo lo que había en ella sucediendo el 19 de febrero de 1009.

Eran tantas las riquezas acumuladas que se pudo recoger 1.500.000 piezas de oro y 2.100.000 piezas de plata, pero hay no acaba la cosa porque después se han encontrado una orza de con 200.000 piezas oro.

No podemos visitarla como hacemos con Medina Azahara porque no sabemos donde se ubica, aunque estos historiadores y otros explican por donde se hallaba su expolio y devastación hace imposible encontrarla. Muchos historiadores la emplazan en varios lugares como el Polígono de las Quemadas, El Arenal, Polígono el Granadal, etc.


Por ejemplo Ibn Hayyan explica que el califa Al-Hakam II conocía una vieja profecía que que decía que se construiría un alcazar que le quitaría el poder a los Omeyas ubicandola en el manzil Abu Badr, conocido como Alas, y que Almanzor siendo joven participó en la búsqueda construyendo la medina en ese lugar.

Ibn Idari  explica que estaba situada por el camino de al-Ramla, a la orilla del río, hacia Córdoba. Esta al-Ramla dice que es una zona arenosa dividida en dos partes, una que se llama Sabular y queda más cerca de Cordoba y otra la al-Ramla que era un arrabal cerca de al-Zahira.

La cuestión es que no podemos decir con exactitud donde está, pero por las indicaciones de estos historiadores podemos decir que la ciudad era envidiable, que era digna de ver y que si no hubiera sido por esa venganza, ganada a pulso por Almanzor, hubiéramos disfrutado de otro monumento digno del al-Andalus.

Bibliografía:

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario