domingo, 19 de julio de 2015

ROMA SE INCENDIA ¿CÓMO FUE?


En el año 64 de nuestra era se produce uno de los incendios más famosos de la historia, Roma tendría que ser casi reconstruida, unos 14 barrios fueron devorados por el fuego, se perdieron lugares y monumentos que no se recuperarían.

La noche del 18 al 19 de Julio se inicia cerca del Circo Máximo un incendio que se propagó muy rápidamente por la Subura y el Palatino, barrios con una construcción muy mal hecha y sobre todo con materiales muy inflamables.

El historiador Tácito lo cuenta así:

«... Allí, por las tiendas en las que había mercancías idóneas para alimentar el fuego, en un momento estalló y creció el incendio... No había por medio casas protegidas por recintos resistentes, ni templos rodeados de muros, ni cosa alguna que pudiera representar un obstácu- lo» (Tácito, Ann., XV, 38, 2-4).

— Al parecer, el fuego fue también activado por un fuerte viento: «(el fuego) ... azuzado por el viento cubrió toda la longitud del circo» (Tácito, Ann., XV, 38, 4).

 La precipitación de unos, la confusión de otros y el pánico y el terror de todos provocaron atascos y aglomeraciones, agravando con ello las situaciones de peligro y provocando nuevas desgracias al incendio: «Se añadía, además, los lamentos de las mujeres aterradas, la incapaci- dad de los viejos y la inexperiencia de los niños, y tanto los que se preocupaban por sí mismos como los que lo hacían por otros arrastrando o guardando a los menos capaces, unos con su demora, otros con su precipitación, ocasionaban un atasco general» (Tácito, Ann., XV, 39, 4).



Claro esto hizo que la ciudad ardiera durante siete días seguidos sin que hubiera nadie que pudiera hacer frente a esta fuerza de la naturaleza. Solo un cortafuegos en el monte Esquilino sirvió para que no se propagará más allá.

Pero hubo un suceso que hizo confundir a todos y es que se originó otro foco en el Barrio Emiliano, una finca de Ofnio Tigelino, que era prefecto de la Pretoria y mano derecha de Nerón, uniéndose con una voracidad tremenda al primero. Lo que hace que Roma  ardiera durante nueve días en total.


Cuando se terminó esta catástrofe, la plebe quería un culpable y aquí es donde entra el dilema, ya que hasta ahora aunque hay versiones contradictorias y se ha aceptado una en concreto, la de que Nerón en su locura ordenó quemar la vieja Roma para construir la Nueva Roma,  NO podemos decir con firmeza que sea la verdadera, pues se le echó la culpa a los cristianos que fueron ejecutados en una persecución tan atroz que muchos fueron desgarrados por las bestias en el circo, sirvieron como antorchas, crucificados y martirizándolos de otras formas crueles.

Como hemos dicho, a estas alturas hay varias opiniones:

1- Un incendio Accidental

2- Un incendio provocado por Nerón.

3- Un incendio provocado por los cristianos.

Analicemos las tres muy brevemente.

El accidente entra dentro de como el fuego se inició en las cercanías del Circo Máximo, ya que por esas fechas estaba lleno de tenderetes y puestos de comida, la seguridad tal como la conocemos hoy no existía, y en esos puestos se utilizaba el fuego para utilizar dicha comida, lo que unido a las altas temperaturas del momento, podemos decir que sí, puede darse el caso. Otro dato importante es que Nerón estaba en Actium, en la costa del Lacio y los cristianos según sus principios no eran hombres belicosos.





El ser provocado por el emperador es la acusación más conocida y más aceptada, tanto en tiempos modernos como en el siglo I, por eso para desviar la atención de tal acusación, se le echó la culpa a los cristianos, secta que venia del judaísmo. Tanto judíos como romanos decidieron que esta nueva religión que predicaba que los  romanos eran  unos idolatras y que la ley de Moisés había sido relegada por los mandatos de Jesús, hacia de ellos un blanco fácil. Por lo que desviar la atención de Nerón estaba hecho,  aunque todos creían que Nerón fue el culpable para crear una nueva Roma. 


El ser provocado por los cristianos como ahora se empieza a fundamentar, podríamos decir que se podía dar el caso, pues para esa fecha ya habían pasado 30 años de la muerte de su líder y caudillo, Jesús de Nazaret, y se había predicho que en poco tiempo después de la muerte de los apóstoles se infiltrarían lobos dentro del rebaño de Dios haciéndose pasar por ovejas. Y para esa época donde los cristianismo era cada vez más popular y extenso hizo que muchos se desviaran de la verdad de Cristo, tomando para sí la idea judaíca de los celotes, deshacerse del yugo romano e imponer a la fuerza su religión destruyendo por completo la de los demás. Por eso no sonaría extraño que algunos llamándose cristianos propagaran el fuego para destruir lo que ellos llamaban la ciudad de las perversiones e idolatra, llamándole la nueva Babilonia. 



Así que podemos ver que si buscamos en dirección a alguna opinión, podemos encontrar indicios de que pueda ser verdad.

Aunque si nos sumergimos en los escritos antiguos de Tácito, Seutonio, Dion, etc, las culpas son para Nerón que se las pasó a los desgraciados cristianos, pero debemos recordar que por esa fecha Nerón era un emperador déspota y no muy querido, por lo que las élites no hablarían muy bien. 


Pero claro eso es otra opinión.

Lo que podemos ver es que fuere como fuere, el incendio fue un antes y un después en la arquitectura romana, pues conocemos lo nuevo y no lo antiguo para ellos.


Bibliografía:
National Geographic historia.
El Mundo
Historia y biografías
Detectives de la historia.
Pilar Hernández Uriel.

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario