miércoles, 25 de febrero de 2015

LA CONSPIRACIÓN CONTRA JULIO CESAR



Nos encontramos en Roma en los idus de Marzo (15 de Marzo) el día que se nombraría a Cayo Julio Cesar Dictator Perpetuus, para que  la estabilidad política fuera una realidad, pero se convertiría en el comienzo de años de guerras civiles, inestabilidad política, hambres, y poca prosperidad para las gentes comunes.

Pues Cayo Julio Cesar fue asesinado en el senado antes de su nombramiento por la flor y nata de
aquel estamento que se hacia llamar, Senatus Populus Que Romanus (el Senado y el Pueblo Romano)


Pero ¿qué argumento fue el impulsor de tal asesinato?

La respuesta rápida fue el temor que este hombre generó a lo largo de su vida militar y sobre todo política, ya que la República instaurada hacía 500 años estaba con una enfermedad terminal, la corrupción, siendo tal que solo una mínima parte era la que tenía una gran fortuna mientras los demás solo tenían hambre, así que temerosos del poder que adquiría Julio Cesar desde ese momento, actuaron para no perder su posición.

Tenemos que decir que un dictador en Roma no estaba mal visto, pues se utilizaba este cargo en momentos de crisis para que una persona capacitada en dotes de mando y resistencia ante las adversidades como inteligencia en llevar a cabo reformas en lo político y económico reflotaran a Roma y la condujeran por buen camino, devolviendo el poder al senado cuando todo hubiera acabado.

Pero el que fuera vitalicio, no contentaba a estos senadores pues hacia de él un rey como en la antigua época romana.

Pero esa no es la verdad, la verdad es que cuando fuera dictador con la reforma que iba hacer no iba a dejar títere con cabeza, fijaros lo que tenía pensado que fue aplicado a menor escala cuando fue Consul.
   
-Transparencia de Gobierno.
-Persecución de los abusos de los gobernadores en las provincias.
-Regulación de las actividades económicas.
-Retorno a la legalidad constitucional.
-Democratización de las asambleas.
-Reparto de tierras a los más necesitados.
-Reparto gratuito de trigo a los más necesitados.

Junto a esta política Cesar tenía un ejército poderoso, y leal a su General, pues estuvo dispuesto a luchar contra otros romanos como Pompeyo y Catón.


Obtuvo el beneplácito de la plebe, viéndolo como un salvador y hombre poderoso por las victorias obtenidas, en la Galia, Hispania, así como terminando con las guerras civiles.

Y debemos decir qué quien obtiene el favor de la plebe, fuera en Roma o ahora tiene el poder, el verdadero poder.

Brutus y Cicerón
Así que lo senadores conservadores decidieron eliminar a tal hombre, la flor y nata estuvo conjurando contra Cesar desde el primer momento, pero como la legalidad le fallaba solo les quedaba la opción del asesinato, y optaron por ella, creyendo que eliminando a Cesar la gente los apoyaría y serían los libertadores de Roma.
Pero no fue así, ni la plebe estuvo con ellos, ni fueron los libertadores de Roma, pero eso es otra historia.

Con lo que no contaron es que a Cesar lo mataron, pero sus ideas no, pues el imperio que quería forjar duró mas de mil años, y aunque hoy no existe físicamente, en las mentes de muchos se ven desfilar las legiones romanas


      

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario