lunes, 28 de marzo de 2016

EL DESFASE HORARIO ESPAÑOL

Desde la antigüedad una de las preocupaciones del hombre ha sido medir el tiempo de forma exacta para sacar el máximo rendimiento a la vida, ya que sabe que esta medida intangible e invisible ni retrocede ni se detiene por ningún motivo o suceso. Es un bien común imparcial que como el hombre no lo valore podemos decir que pierde la vida.

De ahí que existan una cantidad de inventos para poder identificar el momento en que no encontremos, desde el movimiento de las estrellas a los relojes de Sol, pasando por las clepsidras o relojes de agua a los de arena, desde medir la sombra al reloj de péndulo llegando a los cuarzo, todos la función que tienen es medir las horas, los minutos o segundos para nuestro beneficio.


Cuando el hombre controló esta medición el siguiente paso fue aprovechar sus ventajas para poder tener una organización más efectiva en sus tareas cotidianas y así los beneficios serían mayores en el trabajo y el disfrute en sus momentos de ocio.

Esta mentalidad hizo que en 1905 Willian Willett un constructor que le encantaba el golf se diera cuenta que cuando llegaba el verano perdía luz diurna por la mañana y por la tarde tenía que dejar antes de jugar por culpa del crepúsculo no pudiendo disfrutar a plenitud de su deporte favorito. Por lo que en 1907 presentó un informe explicando que si en primavera se adelantaba una hora el huso horario y en otoño se atrasaba se podía aprovechar el tiempo mejor. Pero su idea no se puso en funcionamiento hasta nueve años después y precisamente no para el fin que Willian quería, sino para lo peor que se puede emplear las horas, para fabricar muchas más armas que sirvieron en la I Guerra Mundial.

Pero para llegar a este momento primero se tuvieron que fijar los horarios mundialmente, y es que cada país se regía por un huso horario distinto. Por ejemplo España fijaba su horario por el Meridiano de Madrid, pero no pensemos que toda la nación tenía la misma hora como sucede ahora, sino que cada provincia tenía la suya dependiendo de la distancia que estuviera de esta linea imaginaria. Fijaos un gallego tenía el reloj con un retraso de cincuenta minutos con respecto a un balear.

Esto sucedía porque las horas se regían por la luz solar teniendo como punto de referencia el meridiano de Madrid. Aunque podemos pensar que era un caos, tenemos que decir que las personas del siglo XIX no tenían la movilidad que ahora existe. Aún así comenzó la Revolución Industrial y con ella el ferrocarril redujo las distancias en el transporte de las mercancías, ya no solo nacionales sino que las internacionales también se veían afectadas.

Por eso en 1884 en una conferencia internacional se intentó solucionar estos desfases horarios mediante consenso aprobando por unanimidad utilizar el Meridiano de Greenwich como punto 0, siendo gradualmente este arreglo puesto en marcha por los países, sirva como ejemplo que hasta 1912 no decretaron un espacio de 15 grados entre los meridianos para añadir o no, una cantidad de horas horas al huso horario del país que se encontrara en esa franja dependiendo la cercanía o lejanía a este Meridiano (observar la imagen del mapamundi)


España comenzó a poner en práctica este arreglo el 1 de Enero de 1900 unificando todo el territorio nacional en un solo horario incluyendo las islas Baleares y Canarias, que después de muchos problemas corrigieron el desfase horario con las islas afortunadas en 1922 retrasando una hora, mediante un Decreto Real firmado por la Reina María Cristina.

Esta forma de medir la luz solar llega a conocerse como  GMT (Greeenwich Meridian Time) identificando la zona de este meridiano como GMT 0.


Lo curioso es que la Piel de Toro se encuentra dentro del huso horario inglés y portugués, por lo que deberíamos tener la misma hora. No obstante en 1940 Franco adelanta una hora el horario español para seguir el  alemán , que se guía por el meridiano de Berlín y que sería GMT+1, así que cuando se adelanta el reloj una hora en primavera tenemos un desfase con la luz solar de dos horas, es decir cuando el Sol está en su cenit, lo que llamamos mediodía, nuestros relojes deberían marcar las 12:00, en cambio marcan las 14:00,  y teniendo en cuenta la situación geográfica que nos encontremos en España debería marcar 14:30  el ejemplo lo tenemos en Galicia. Por lo tanto las Canarias tenían que tener GMT -1 que nos hace entender que en primavera tienen 3 horas de desfase en la luz solar.

El cambio de hora por la luz solar se instauró internacionalmente en 1918 denominándose DTS (Daylight Saving Time) pero no se ha seguido con mucho rigor. Por ejemplo España entre los años 1920-1923, 1925 y 1930-1936, 1940-1974, siendo implatado en esta última fecha por la crisis energética que se produjo.

Como vieron los beneficios que se produjeron con respecto a lo laboral se reguló en 1981 el cambio de horario siendo el último domingo de Marzo para comenzar el horario de verano finalizando el último domingo de Septiembre, no obstante en 1996 se decidió que finalizara el último domingo de Octubre.

Una gran peculiaridad que se produjo en España con respecto al cambio de horario para el verano fue cuando en la Guerra Civil  el territorio quedó dividido en dos partes, y es que cada bando tenía una hora distinta llegando el Gobierno de la República a adelantar en 2 horas su huso horario mientras que solo sumo , terminando la guerra en el bando nacional una hora antes que en la República.

Tenemos que decir que estos cambios de hora todavía son muy polémicos pues los argumentos que se emiten para tener que aceptarlos dependen mucho de los equipos de gobierno y las circunstancias variando mucho las cifras de ahorro o beneficios que se obtienen de tal forma de proceder. Lo que sÍ sabemos con seguridad es como afecta este cambio en muchas personas durante al menos una semana sufriendo el trastorno mental y físico al alterar una hora las tareas cotidianas.



Bibliografía:

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario