lunes, 1 de diciembre de 2014

"SOLO BLANCOS, NEGROS NO"




Esta era la  frase escrita en los carteles de los baños de los bares, de los autobuses, etc,  del Estado de Alabama (EEUU) en la década de 1950. 

Lo que indicaba  hasta que punto llegaba la segregación racial en Estados Unidos.

Era la época del avance, las clases medias afloraban, el poder adquisitivo de las familias era cada vez mayor y eso hacia que el país de las libertades y oportunidades fuera creciendo vertiginosamente.


La juventud disfrutaba de estudios, de más libertad para progresar y llegar a ser alguien en la vida, la música se actualizaba con ritmos frenéticos, Rock and Roll, Rhythm and blues, Ritmos de Garaje, etc, los nuevos electrodomésticos, los vehículos potentes, casas propias, barrios modélicos, hacia de esa época una vida de ensueño.


Pero todo no era oro lo que relucía, pues dentro de esa comunidad trasgresora y moderna, la tradición seguía estando muy presente, y una tradición que estaba en voga era la segregación racial.

Como el titulo indica, en los sitios públicos eran diferenciados los espacios y quien debería ocuparlos, Blancos o Negros.


Pero el 1 de Diciembre de 1955 eso daría un vuelco grande, pues cansada de tanto maltrato verbal y vejatorio, Rosa Parks, modista, ama de casa y negra, se niega a levantarse para cederle el asiento a un blanco. Increpada por el chófer del autobús, llamó a la policía para que arreglaran tal agravio, pues la negación de Rosa era algo que no se podía soportar.

La policía al llegar al lugar del delito, intentan que Rosa razone, pero ante la negativa, las fuerzas del orden deben hacer su trabajo, mantener la calma de sus ciudadanos, blancos claro, y detienen a Rosa Parks encarcelándola y multándola con 14 dolares. 


Los policías hacen bien su trabajo pues ley obligaba a los negros de esa época a respetar los espacios reservados a los blancos y en los autobuses a ceder el asiento que ocupen, siempre obligándolos a estar en la parte de atrás o de pie en el trayecto.

El caso de Rosa salta a los medios por el revuelo que se forma haciendo de ello algo personal la comunidad afroamericana, y el Reverendo Martin Luther King, que no era muy conocido por entonces, lidera una protesta ante los autobuses públicos de Montgomery (capital de Alabama) para negarse a utilizarlos y organizarse para sus propios trayectos o bien realizarlos a pie, durante 386 días siguen esta protesta haciendo que la empresa pública decida rebocar la ley dentro de su linea de autobuses.

 El motivo no fue por que dejaran ser racistas, sino por el déficit producido en las arcas de la empresa, pues la gran mayoría de usuarios eran NEGROS.

Así que Rosa Parks siguió con la lucha en los tribunales y en 1956 La Corte Suprema de los Estados Unidos declara inconstitucional la segregación en el transporte, SOLO en el transporte.

Este hecho hizo reaccionar a la sociedad estadounidense, blancos luchaban ya no solo contra negros, sino contra otros blancos que se envalentonaron contra la tradición segreguista que ridiculizaba el primer artículo de tan aclamada Constitución, que exponía que todos los hombres son creados iguales.

Pero Rosa no se quedó quieta, llevó una lucha activa a favor de los derechos civiles hasta que en 2005 falleció.

Toda esa lucha le mereció la Medalla de Oro por parte del Congreso de los Estados Unidos por la lucha contra el racismo

Esto me hace recordar los sucesos que se están produciendo en ese mismo país, de nuevo el racismo blanco y negro aflora, aunque ahora parezca imposible pensar en la segregación en los sitios públicos, el ambiente que flota, el aire que discurre, las miradas y los pensamientos por esas ciudades todavía son  negros o blancos.

Una pena.            ¿Donde se habrá quedado la frase celebre de Martin Luther King?

"¡YO TENGO UN SUEÑO!

Que mis hijos un día vivirán en una Nación en donde NO serán JUZGADOS por el COLOR de su piel, si no por las CUALIDADES de su carácter.

¡YO TENGO UN SUEÑO!"


Bibliografía:
wikipedia
Youtube
el diario
ABC
Biography


   

Reacciones:

1 comentarios:

Publicar un comentario