lunes, 27 de junio de 2016

COROCOTTA; EL INDOMABLE CÁNTABRO



En los tiempos de la República romana las conquistas de sus generales fueron una constante añadiendo territorios y sestercios a las arcas del gobierno como a las suyas propias y eso hizo que Roma llegara a ser ese imperio que un día fue, y en ese conquistar la península ibérica no fue una excepción sobre todo cuando sus recursos naturales y la variedad de sus climas eran descubiertos por los que llegaban de tierras lejanas,

Pero no siempre ha sido fácil hacerse con ella, siendo un ejemplo claro lo que tardó Roma en tomarla entera, casi 200 años desde que pusiera la planta del pie en la zona norte del río Ebro Cneo Escipión hasta el 19 a. E.C. cuando Marco Agripa bajo el mandato de  Augusto Cesar hizo que los astures se sometieran y los cántabros fueran doblegados ya que la mayoría prefirió la muerte a perder la libertad.

Conocemos hombres que fueron héroes para ese tiempo siendo el más nombrado Viriato, el lusitano que se enfrentó a Servio Sulpicio Galba y Quinto Servilio Cepión quien pudo acabar con él, no por la fuerza de las armas si no con la astucia que le caracterizaba, mediante soborno que nunca pagaba a traidores.

No obstante hay otro personaje que sale a la palestra Corocotta, un líder, un caudillo, que tuvo en jaque a las legiones romanas durante el tiempo que Augusto dirigió la campaña Cántabra personalmente con las siete legiones que mandó traer para la ocasión:

I Augusta
II Agusta 
IV Macédonica 
V Alaudae 
VI Victrix
IX Hispana
X Gemina

Pudiendo estar la XX Valeria Victrix, en total unos 80.000 hombres para reducir a una minoría molesta y escurridiza.

Pero de Corocotta sabemos más bien poco pues las referencias a este líder solo se encuentra en un texto que escribió Dion Casio a la muerte del Emperador Augusto para ensalzar su grandeza como hombre de Roma explicando:

"Irritóse tanto (Augusto Cesar) al principio contra un tal Corocotta, ladrón hispano muy poderoso, que hizo pregonar un recompensa de doscientos mil sestercios a quien lo apresase; pero más tarde, como se le presentase espontáneamente, no solo no le hizo ningún daño, sino que encima le regaló aquella suma"

Dion Casio 56, 43, 3 (traducción de Adolff Schulten)

Como hemos leído, la anécdota es lo que más se ha difundido, como se presenta para cobrar su propia recompensa. Claro esto hace pensar en la forma que actuaba Roma ante sus opositores, pues no se lo pensaba dos veces para ejecutar a quien tanta oposición ejercía, y más con las cruentas batallas y costosa campaña que fue, pues Marco Agripa tuvo que emplearse a fondo para hacerle llegar la noticia de la conquista de estas tierras ya que seis años antes Augusto llegó a Roma desde Tarraco y cerró las puertas del templo del dios Jano como señal de que había finalizado la campaña.

Y es que hay dos vertientes sobre el origen y caudillaje de Corocotta:


1º - Tesis Cántabra
2º - Tesis Norteafricana.

Según la Tesis Cántabra Corocotta era un caudillo cántabro de origen celta por su nombre y la forma de actuar que este desplegó en su acaudillamiento. Pues su nombre deriva del dios celta Corono y cotto que significa viejo. Así como que unifico a varias tribus y lideró la resistencia hasta ultima hora.


Y la Tesis Norteafricana defiende varios puntos desmontando la Cántabra que fue difundida por Adolff Shulten a a finales del siglo XIX y que parece ser que cae más en la imaginación que en la realidad según Alicia M. Canto que explica que:

-Una traducción más detallada que la de Shulten da a conocer que Dion Casio escribe "tina lestén én Ibería", que quiere decir bandido en Hispania, lo que sugiere que no era originario de la zona cántabra.

- Don Casio no lo cita en sus libros de la Campaña Cántabra (LIII y LIV) sino en los dos posteriores (LVI) que es un elogio a Augusto que acaba de fallecer. Lo cual indica que no estaba ubicado temporalmente en su sitio.

- El Emperador Augusto pasó la mayoría del tiempo en Tarraco mientras duró la campaña y al final se trasladó a Roma, por lo que la resistencia de Corocotta fue corta o tuvo que atravesar toda una región para entregarse y cobrar la recompensa.

- El cobrar la recompensa es algo dudoso ya que Roma no pagaba a traidores y sobre todo se le ve más como bandido e interesado en su propios intereses que caudillo.

- El nombre de Corocotta es más de África que Celta por dos motivos, porque en esa zona Krokóttas significa Chacal o Hiena. lo que se asemeja más a un apodo de bandido que de caudillo y que un documento tardío llamado Testamentum Porcelli habla de un tal M. Grunnius Corocotta de Cartago.

Claro todo esto no quita que no existiera y que se enfrentara contra los romanos, por eso debemos entender una cosa, y es que las tribus celtíberas, vasconas y astures, no eran un solo pueblo que se definían como tal, pues hay constancia que se dedicaban al pillaje, de ahí que Roma los llamara bandido o bandolero, defendían sus tierras poniéndose del lado que mejor le convenía siempre y cuando pudieran actuar a su libre albedrío, situación que no corresponde con Roma que asienta un modelo de civilización muy distinto a los demás imperios.

Ahora solo queda que el lector decida su opinión al respecto. 



Bibliografía:
http://www.guerrascantabras.net/scripts/corocotta.php
https://es.wikipedia.org/wiki/Corocotta
http://historiasdelahistoria.com/2010/08/23/archienemigos-de-roma-corocotta-un-heroe-controvertido
http://www.elmundo.es/magazine/2005/281/1108493676.html
https://franciscojaviertostado.com/2015/01/14/corocotta-el-asterix-hispano/
https://senderosdelahistoria.wordpress.com/2007/07/30/corocotta-y-las-guerras-cantabras/
https://latunicadeneso.wordpress.com/2016/04/18/quien-fue-realmente-corocotta/

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario