viernes, 15 de mayo de 2015

ANA BOLENA, UNA MUJER INTELIGENTE QUE PERDIÓ SU CABEZA

                                   

Hoy hablaremos de otra mujer, pero, esta vez no termina sus días con 83 años, mas bien quedó sin cabeza solo con treinta primaveras, pero con una vida donde todo lo que se podía hacer en aquella época lo hizo, se cultivó en las artes, enamoró por donde pasaba, intrigó hasta lo mas retorcido, causó el cambio mas drástico en Inglaterra, pero en lo principal no pudo cumplir y eso fue lo que la llevo a su perdición.

Esta mujer es Ana Bolena.

Ana Bolena entró en la corte inglesa en un momento muy oportuno, Enrique VIII de Tudor no obtenía descendencia por parte de su mujer, Catalina de Aragón, la hija menor de los Reyes Católicos y tía  del Emperador Carlos. 
Catalina le había dado una hija, María, y dos hijos que murieron a las pocas horas, siendo eso una losa  para este Rey, que su obsesión era descendencia para perpetuar el linaje, ya que todavía no estaba muy consolidado en el trono. 

La Reina, contaba con 44 años y eso la hacia cada día menos apreciada por su esposo ya que comenzaba su declive como progenitora de vástagos que subieran al trono ingles.

Catalina de Aragón

Entonces apareció ella, una chica que por ser de alta alcurnia fue destinada al servicio de la Reina; no muy alta pero exótica, cuentan que su piel era mas oscura de lo habitual en Inglaterra, con ojos y pelo negros que hacia que fuera deseada, pero lo que más atraía era su fuerte personalidad, ingenio y creatividad.

El Rey fue cautivado por esta joven, siendo rechazado dulcemente por esta cada vez que el monarca se acercaba. Varios pretendientes tuvo, siendo finalmente apartados por los beneficios que obtuvo su familia por parte de la casa real.
Entonces llegó el momento para dar el paso definitivo a la efímera, intrigante, soberana, loca y apasionada vida con Ana Bolena.

Pero había un problema el Papa, Clemente VII, no anuló el matrimonio con Catalina; las excusas no eran concluyentes, según versión oficial; lo concluyente  fueron las presiones del monarca español ya que este fue prisionero cuando Carlos I saqueó Roma.

Pero Enrique no estaba dispuesto a acatar esta decisión.

Entonces solo quedaba una solución, apartarse del catolicismo creando una nueva religión donde el soberano era el cabeza de ella. 

Esta se hizo eficiente después de legalizar la boda secreta entre Enrique y Ana el 25 de Mayo de 1533 en la abadía de Westminster, siendo anulado el matrimonio con Catalina dos días antes.

El día 1 de Junio mediante el Obispo de Canterbury se rompe la sumisión al Vaticano con el objetivo de ser coronada Ana Bolena como Reina de Inglaterra.

Esta chica no juega sus cartas con inteligencia pues cuando obtiene todos los privilegios se vuelve insolente y caprichosa haciendo mas enemigos que amigos.

El principal fue María, su hijastra, que la humilla y la separa de su padre y madre, la cual no volvería a ver más.

María I de Tudor

Pero no vio que su vientre, lo único que dio al Rey fue una hija, Isabel, pues los varones que vinieron no llegaron a terminar de formarse.
Enrique en su obsesión por ser padre de un varón se fue apartando de su mujer a favor de otra joven Juana Seymour. Esto enfrentó a los monarcas, llevando solo tres años de casados.

El rey buscó una estratagema para deshacerse de su esposa, ya que con la primera le salió bien.

Fue acusada de adulterio e incesto, que le sirvió para que fuera juzgada tal día como hoy del 1536 y decapitada en la torre de Londres el 19 del mismo mes.


Así terminó una de las mujeres más influyentes de la época y que pudo hacerse con más poder pero que no supo entender que lo importante no era ella sino la obsesión del Rey.

Hay quien cree que su fantasma vaga por la Torre de Londres a causa de su decapitación.




                            


Bibliografía:

Aventura de la Historia
National Geogrphic Historia
Nueva Tribuna
Biografias





















Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario