lunes, 16 de marzo de 2015

"A LAS OVEJAS HAY QUE ESQUILARLAS NO DESPELLEJARLAS"


La frase que da título al artículo de hoy, puede tener connotaciones positivas o negativas dependiendo de como se quiera ver las cosas o los intereses que tenga cada uno, pero viéndolo desde el punto vista constructivo, en el cual se expresó, podemos decir que es la mejor forma de poder afrontar situaciones difíciles.

Cuando recordamos a Tiberio Cesar, el segundo emperador de la legendaria Roma, lo que nos viene a la mente es la lujuria y desenfreno que vivió en sus últimos días, un hombre triste e infeliz a causa de la muerte de su hijo en el año 23 E.C. y de como fue aborreciendo el poder dejando sus obligaciones a un lado, delegando tales poderes en la Guardia Pretoriana que estaba a cargo de su amigo intimo Sejano, a quien ejecutó por traición junto a una gran multitud de colaboradores y familia, se recuerda a un viejo vicioso que toda Roma cuando murió gritaba ¿Al Tiber con Tiberio!.

Pero nunca se le recuerda como uno de los mejores generales que tuvo Roma y uno de los mejores administradores. En este tema nos centraremos hoy, en algo que podamos aprender que no sea un simple recordatorio.

Este Emperador murió tal día como hoy en el año 37 E.C. en Misena, y sí, como un viejo vicioso que solo se preocupaba en su propio placer dejando los asuntos de estado que llegó a aborrecer, pero también dejo unas arca simperiales llenas de 3.000.000.000.000 de sestercios, una gran fortuna.



Cómo lo hizo?

Aplicando la frase que da pie al título de nuestro articulo, pues como sabemos Augusto se había dedicado a expandir el Imperio, edificando grandes monumentos, templos, embelleciendo Roma, lo que como todos sabemos eso genera una serie de gastos tremendos, que aunque se sufragaban con impuestos y botines de guerra, cuando este muere, Tiberio se encuentra con una situación económica nefasta.

Tal era esa situación que las legiones de Panonia y Germania se habían amotinado por la suspensión de pagos que sufrian, así que envía a Germánico y Julio Cesar Druso, su hijo, para pacificar las revueltas y que vuelvan a la obediencia; Germánico lo consigue teniendo varias victorias mas allá del Rin y haciendo que el botín se lo queden los soldados como pago de su deuda.


Entonces viendo la situación económica dentro de las arcas imperiales y siendo un hombre austero, al principio, se centró en una política de crecimiento económico haciendo inversiones productivas.

Estas fueron las reformas para limitar el gasto:

  • Límite de gastos en juegos y espectáculos.
  • Límite en el lujo de muebles.
  • Fijación anual por parte del Senado de los artículos alimentarios.
  • Orden que establecía que los ágapes tenían que ser consumidos enteros, y obligaba que la carne y otros alimentos sobrantes se consumieran en comidas posteriores (era costumbre tirar hasta la mitad de un animal del cual ya se hubiera comido una parte).
  • Prohibió demorar más allá de las calendas de enero los regalos de principio de año.
  • Prohibió a los magistrados adquirir mujer por sorteo y después repudiarla.
  • Prohibió los ritos egipcios y los judíos (esta última religión penetraba entre los libertos).
  • Estableció las Cohortes Pretorianas o Guardia Imperial en Roma (hasta entonces estaban en los alrededores).

Claro esto creó un ambiente de hostilidad, pues hubo quien se excedió en su celo por conseguir que todos pagaran los impuestos, una vigilancia extrema y un estrangulamiento del pueblo, cosa que no consintió Tiberio, ya que castigó a quien procedía de esta forma, pues si se despelleja a quien paga los tributos como se cobrarían.

De ahí el sentido de la frase, el pastor esquila las ovejas para sacar beneficios y la oveja se deja, ya que  sabe que el pastor la cuidara, no faltándole nada en absoluto, y eso fue lo que ocurrió con Tiberio.

La redes viarias aumentaron, acudió en favor de quien lo pasó mal cuando varios terremotos en Asía arruinó varias ciudades, cuando los incendios de Celio y el Aventino.

Tuvo una actitud pasiva ante los monarcas extranjeros, utilizando la diplomacia, reforzó las fronteras, por lo que consiguió un Imperio mas fuerte y consolidado que el que dejó Augusto.


Todo lo demás, es la negra historia de un hombre que nunca quiso ser Emperador.

Bibliografia:
El Economista
El Pais
Arte historia
Biografia y vidas
Wikipedia

  

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario