martes, 23 de febrero de 2016

HIPATIA; LA MUERTE DE UNA MUJER SABIA


Desde que el hispano Teodosio I en 380 de nuestra era mediante el Edicto de Tesalónica convirtiera al cristianismo en la religión oficial del Imperio Romano, todas las demás fueron declaradas paganas y herejes convirtiendo a los lideres de la cristiandad en perseguidores y vengadores de la sangre de sus correligionarios del siglo I y II. Algo impropio con las enseñanzas de su líder Jesús, que enseñó a sus seguidores no solo amar a sus amigos sino a orar incluso por sus perseguidores.

En esta situación el poder eclesiástico establecido en las ciudades de Jerusalén, Constantinopla, Antioquía, Roma y Alejandría se elevaban como supuestos lideres de la religión cristiana en doctrina, influencia y poder, no solo en lo espiritual sino también en el civil.
Dentro de esta polémica interna de la cristiandad que se saldó con la supremacía católica de Roma siglos después, hubo un hecho atroz, que vamos a resaltar, el brutal asesinato de la sabiduría científica, matemática, astronómica y de pensamiento de la época personificado en Hipatia, la última filosofa griega.

Hipatia nació en los últimos tiempos donde la enseñanza de pensadores y filósofos griegos, así como de las materias antes descritas, estaban por desaparecer ante el auge radical de personas ignorantes que mediante el mal uso de la religión obtuvieron poder y riquezas.


En Marzo del 415 mientras esta maestra muy respetada en Alejandría regresaba a su casa, una turba de cristianos llamados parabolanos (servidores de la Iglesia que actuaban como soldados) se interponen ante su carruaje para sacarla a la fuerza, siendo arrastrada mientras la golpeaban hasta Cesáreo (un templo dedicado a Augusto César y convertido en catedral cristiana después de habérselo arrebatado a sus seguidores) para desnudarla y descuartizarla con conchas marinas y tejas delante de su altar, sus restos son paseados por toda la ciudad como un gran triunfo en dirección al Cenarion (el crematorio) para ser incinerados.

¿Por qué este acto tan perverso y con tanta saña?

Hipatia era una mujer única en su tiempo y lo demostró con la capacidad de enseñar sus conocimientos y su estudio de las matemáticas alejandrinas, comentó las obras más difíciles que existían como Las Crónicas de Apolonio, la Aritméticas de Diofanto, el Sistema matemático de Ptolomeo donde hizo una edición de sus tablas trigonométricas, ademas revisó el comentario de su padre, Teón, al gran Tratado Astronómico de Ptolomeo, llegando a enseñar a sus alumnos como hacer un astrolabio para observar las estrellas y un hidroscopio, que sirve para medir los líquidos.

Pero su error, por decirlo así, es que era amiga personal y maestra de Orestes, el prefecto o gobernador de Egipto, y como no se convirtió al cristianismo, como los demás sabios e incluso Orestes, empezó a ser el punto de mira.

Orestes pedía consejo a Hipatia para asuntos políticos y municipales pues eran muy valorados por todos.

"Vestida con el manto de los filósofos, abriéndose paso en medio de la ciudad, explicaba públicamente los escritos de Platón, o de Aristoteles. o de cualquier filósofo, a todos los que quisieran escuchar [...] Los Magistrados solían consultarla en primer lugar para su administración de los asuntos de la ciudad..."
                                                                                                             Sócrates Escolástico

Y esto, claro está, estaba en conflicto con el Patriarca Copto Cirilo de Alejandría, ya que este al igual que su antecesor y tío suyo, Teófilo, quería el poder absoluto de la ciudad y eso lo conseguiría dominando al gobernador civil. Pero Orestes no se deja, es más, mantiene enfrentamientos con el Obispo por las revueltas que protagonizan los cristianos contra los judíos o paganos de la ciudad como el del 414, cuando se produce un grave altercado entre judíos y cristianos siendo detenido y azotado por instigador Hierax,un protegido de Cirilo, entonces este amenaza a Orestes con represalias por la humillación sufrida.

Orestes a partir de ahí es acusado por rumores esparcidos desde el seno de la iglesia de Alejandría de pagano e idolatra, recayendo la culpa sobre Hipatia como mala influencia y bruja, pues según la crónica del Obispo Juan de Nikiu (siglo VII):

"Hipatia se dedicaba como nunca se había visto a la magia, los astrolabios y los instrumentos de música y entretenía a mucha gente a través de sus argucias satánicas. El gobernador de la ciudad la honró en gran medida debido a que ella lo había sobornado a través de su magia. Él cesó de acudir a la iglesia como había sido su costumbre" 

Orestes sufre un atentado por unos quinientos monjes del monasterio de Nitria que lo increpan por pagano en la calle hasta que uno de ellos lo apedrea y los ciudadanos tienen que salvarle la vida porque la increpación se vuelve una batalla campal y es abandonado por su guardia personal. Orestes tortura al agresor y Cirilo toma este acto como una declaración de guerra.

Hipatia en medio de esta guerra fue el daño colateral y necesario para que Cirilo pudiera emerger por encima de todos, ya que su política, heredada de Teófilo de atraer al pueblo estaba surgiendo su efecto, ya que al derribar los tempos paganos y hacer nuevos daba trabajo y sueldo, lo que hacía que tuviera mucho apoyo popular.
Así que después de una ovación a Hipatia que Cirilo presenció, la muerte rondó a la maestra hasta que esta se produjo tal como describimos anteriormente, echándole la culpa a un exaltado maestro cristiano llamado Pedro.

Cirilo se fue de rositas ya que el emperador tomó la decisión de reducir la guardia parabolana de quinientos hombres que tenía, pues el soborno e influencia del Obispo de Alejandría sobre la hermana de Teodosio II hizo que incluso tres años después de la muerte de Hipatia no solo consiguiera revocar esa orden sino que pudo aumentar su ejercito en 600 parabolanos.

Hipatia murió alrededor de los cincuenta años dejando un legado que pocos en la historia han hecho, y no hay más porque Teófilo destruyó el Templo Serapeo, que contenía una gran biblioteca considerada como la sucesora de la Biblioteca de Alejandría.

Para saber más visualmente podemos ver la película de Ágora (las imágenes son de esta película), donde Alejandro Amenábar describe muy bien el ambiente de la ciudad y las enseñanzas de la maestra, aunque algunos detalles astronómicos son posteriores.


Bibliografía:
La última filósofa griega, Hipatia; National Geographic Historia nº 142 pág 49
Hipatia de Alenjadría; http://www.ehu.eus/~mtwmastm/HIPATIA.pdf
Hipatia de Alejandría; http://www.muyhistoria.es/h-antigua/articulo/hipatia-de-alejandria
Hipatiahttps://es.wikipedia.org/wiki/Hipatia




Reacciones:

1 comentarios:

Publicar un comentario