miércoles, 11 de febrero de 2015

NERÓN ENVENENA A BRITÁNICO, HEREDERO LEGÍTIMO DEL TRONO


Las tragedias romanas son historias que conocemos bien, los envenenamientos entre los patricios, familias nobles del imperio son una constante, todo por la ambición de obtener el poder, ser la familia mas influyente de Roma y ser quien dirija los asuntos de una potencia en alza, el mundo era Roma y todos querían ser parte de la élite que dominaba el mundo.

El problema se presentaba para algunos personajes que por derecho dinástico estaban destinados para tal fin y no tenían ni el apoyo de los que rodeaban ni la ambición como para detectar a sus propios enemigos, y si a todo esto le sumamos una corta edad el desenlace es fatal.

Eso fue lo que le pasó a Tiberio Claudio Germánico. ¿Quien fue este personaje?




Tiberio Claudio Germánico, era hijo de el Emperador Claudio, nació el 12 de febrero del 41 e.c., un mes después de que su padre ascendiera al trono romano, imperatium,  esto hizo que el emperador se asentara más en su cathedra imperial, ya que no tenía vástagos varones, pues el hijo que tuvo de su primera esposa murió en la adolescencia.


La cuestión es que cuando este personaje nació, las intrigas se acentuaron, su padre fue puesto en el trono cuando varios pretorianos designaron a su sobrino Caligula (imag. dch.),  ya que lo consideraban el mas " idiota de su estirpe" y claro eso para la guardia pretoriana era fundamental, se podían enriquecerse y además seguir con ese estatus de guardia de élite del imperio.


Su madre Mesalina (imag. izq.), una ninfómana de cuidado, era ambiciosa como la que más, pues no se conformó como las Dominas de aquel tiempo, en intrigar para que sus varones fueran los influyentes y poder adquirir un estatus sin igual, no, ella actuó de forma rara, aprovechando un viaje del Emperador, se casó con el Cónsul Cayo Silio, y así derrocar al Emperador.

La excusa fue que con este casamiento se afianzaría su sucesión al trono ya que Cayó Silio pues ella seguiría en el poder, manejando mejor los asuntos y este adoptaría como heredero a Británico, pues se escuchaba qué Británico era muy joven y la descendencia de Claudio no estaba bien asentada, ya que se escuchaban consejos al Emperador de que adoptase a alguien  mayor para que no hubiera enfrentamientos.

Esta afrenta le costó la vida a Mesalina (imag. dch.) dejando a Británico solo, y mas desamparado aún, pues como veis si estáis en un nido de serpientes como acabas es envenenado.

Tal como acabó padre e hijo. Veréis.

Claudio se caso por cuarta vez con Agripina, la madre de Nerón y sobrina de este, como era biznieta de Augusto César, la estirpe era la mejor, aunque estos casamientos entre familia se consideraban incestuosos fue permitido.

Si mala era Mesalina, Agripina (imag. izq.) era mejor, sus intrigas escarceos en la política y sus logros en eliminar a quien no estuviera de acuerdo en sus objetivos la hicieron temible.

Aunque no esta confirmado se sospecha que estuvo detrás de la muerte de Claudio, ya que este nombró herederos conjuntamente a Nerón y Británico.

Entre los dos hermanos hubo una rivalidad tremenda, pero Nerón contaba con la arpía de su madre, aunque tuvieron sus mas y sus menos, mientras Británico se enfrentaba solo, por eso cuando murió su padre fueron encerrados, Británico y sus seguidores para consolidar el acceso al Imperatium de Nerón, de esta forma durante los siguientes meses fue quien dominó el poder como Cesar.

Como a Británico le quedaban días para cumplir los 14 años, edad en la que se les consideraba adulto mediante la toma de la toga viril, se hizo una bacanal donde Nerón ordenó su envenenamiento, y así sucedió:

Británico pidió que le enfriaran el caldo que estaba tomando, pues estaba muy caliente, ocasión tomada por el verdugo para echar arsénico y sardina  al caldo, de esta manera cuando el chico tomó el brebaje cayó al suelo echando espumarajos por la boca, Nerón se disculpó ante los presentes por el ataque epiléptico sufrido por su hermano ordenando su retirada a los esclavos.

Esa misma noche fue enterrado sin pompa ni boato.

Infeliz y desdichado, ya que no pasaría a la historia como emperador, como estaba destinado, si no como víctima  de la ambición.

Bibliografía:
Muy Historia
National Geographic historia
Arquehistoria

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario