martes, 12 de julio de 2016

BOUDICA, LA REINA ICENA QUE LUCHÓ CONTRA ROMA


A lo largo de la existencia del poder de Roma como potencia dominadora en sus tres facetas, monarquía, república e imperio, siempre ha tenido grandes y temibles enemigos. De estos podemos decir que la gran inmensa mayoría fueron hombres; hombres que no temieron a las legiones romanas llegando a inflingirles grandes y épicas derrotas, como Surena, general parto que venció a Craso en Carrahae o Anibal  que venció a varios generales en Cannas. No obstante también hubo mujeres con ejércitos que lucharon con tesón y que pusieron en aprietos a esos soldados profesionales de la guerra.

Una de ellas fue Boudica, una reina britana, concretamente de la tribu icena que después de un ultraje de parte de los romanos y apropiación de sus tierras reunió a un gran ejercito con el que fue destruyendo ciudades tan importantes como Londinium (Londres) dejando un rastro de muerte como nunca antes se había conocido en la isla.

Pero para llegar a este punto debemos conocer un poco los antecedentes de tal hecho histórico, el enfrentamiento entre Boutica y Roma.

Cuenta Dion Casio y Tácito, que Boutica estaba casada con Prasutagus el rey de los icenos. Este Prasutagus llegó a ser aliado de Roma durante su reinado por lo que sus dominios no sufrieron las invasiones y conquistas romanas que si otros reyes vieron en sus tierras al no aliarse con el invasor.

Pero Prasutagus muere y como heredero nombra al emperador y a sus hijas ya que no tenía descendencia varonil; claro en Roma la gobernación por mujeres no veía bien, cosa contraria en las tribus britanas, además de que Prasutagus tenía varias deudas con Roma ya que había pedido varios prestamos, que no pudieron pagar los deudores porque los romanos no les dieron tiempo a saldarlas ya que tomaron la opción de anexionar Icena a Roma en forma de provincia saqueando y confiscando todas las tierras junto a sus habitantes que fueron esclavizados.

Pero la gota que colmó el vaso fue cuando el procurador Cato Deciano en su gran avaricia ordenó que Boudica fuera azotada y sus hijas violadas. Este hecho no solo contiene carga emocional y física sino una mancha de honor ya que no estaba bien visto ya que al ser ultrajadas su casamiento no estaría a su altura, eso si algún hombre se casaba con ellas.

Llegamos al 60 o 61 E.C. cuando Cayo Seutonio Paulino, uno de los mejores generales del ejército romano es destinado en la Isla Britana por Nerón para pacificar de una vez por todas a las tribus barbaras de esa zona.

Entre tanto Boudica esta reuniendo un ejército para echar a los romanos de las tierras icenas y si pueden que no crucen más el mar.

Cayo Seutonio dirige sus tropas hacia la isla de Mona, donde los rebeldes se reúnen al amparo de sus Druidas, centro espiritual de esta clase sacerdotal y judicial como sabios. Allí Seutonio no tubo piedad y derrotó a estos.

Mientras estaba en faena, el procurador romano recibe un mensajero desde Londinium explicándole la grave situación de las colonias romanas.

Boudica había arrasado Camulodunum, que era el centro más importante romano de la zona y donde se había erigido un templo dedicado al emperador Claudio y costeado por los trinovantes, o pueblos britanos antes de la llegada de los romanos. De ahí se dirigieron a Londinium mientras iban arrasando todo lo que encontraban a su paso, como a la Legión IX Hispana que comandaba Quinto Petillo Cerial que fue emboscada.

Seutonio ordenó movilizar sus tropas y se encaminaron hacia Londinium, cuando llegó valoró la situación y ordenó una retirada donde se evacuaba a la colonia dejando atrás quien no pudiera seguir la marcha.

Londinium fue incendiada después de degollar, mutilar y asesinar a todas las personas que se encontraban a su paso. Los icenos estaban exultantes, habían conseguido más de lo que ellos esperaban. Deciano cato huido, la Legión IX Hispana derrotada y ahora el procurador Seutonio con sus legiones huyendo, así que Boutica no se lo pensó y fueron a por él.

Pero Seutonio y sus hombres eran soldados profesionales, Boutica tenia muchos hombres pero a granel, es decir sin estrategias, sin disciplina, solo un odio tremendo y la moral muy alta.

                                                 

Seutonio despues de que Varulamium fuera arrasada como las demás ciudades buscó un campo de batalla y se enfrentó a Boudica. Los romanos miraban con incredulidad y miedo las ordas icenas que con golpes de espada y gritos advertían de su fiereza. Seutonio arengó a sus hombres diciendo:

"Ignorar los clamores de estos salvajes. Hay más mujeres que hombres en sus filas. No son soldados y no están debidamente equipados. Les hemos vencido antes y cuando vean nuestro hierro y sientan nuestro valor, cederán al momento, Aguantad hombro con hombro. Lanzad los venablos, y luego avanzad; derribadlos con vuestros escudos y acabad con ellos con las espadas. Olvidaos del Botín. tan solo ganad y lo tendréis todo"

Mientras Boudica hacía lo mismo:

"Nada está a salvo de la arrogancia y del orgullo romano. Desfigurarán lo sagrado y desflorarán a nuestras vírgenes. Ganar la batalla o parecer, tal es mi decisión de mujer: allá los hombres si quieren vivir y ser esclavos"

La batalla comienza, los icenos cargan contra las tropas romanas, pero muchos son clavados en la tierra cuando las pilum los atraviesan, otros quedan sin escudo y en la otra andana de pilum son detenidos como los primeros. Roma comienza su lento pero seguro ataque, en formación chocan contra los icenos que como un chorro de agua sin control pega contra los escudos romanos, estos utilizan una espada larga pero los romanos los atraviesan con su gladius cuando golpean los escudos.

Los romanos ahora forman en sierra, de tal forma que los icenos se agolpan cada vez más sin tener opción a maniobrar, los muertos son pisoteados por las sandalias romanas, los demás van agolpándose ya que ellos mismos con sus carretas que han colocado en su retaguardia han creado una ratonera sin salida. Seutonio gana la batalla, unos ochenta mil britanos perecieron a golpe de gladius, hombre mujeres y niños, no hubo compasión.



Boutica la mujer de ojos fieros, de melena pelirroja hasta la cadera, de voz dura y vestimenta ceñida, la britana que puso a Roma en un grave aprieto. Al parecer según las crónicas, uno dice que murió en combate mientras el otro explica que sobrevivió pero fue envenenada al poco tiempo. Lo importante es que hizo historia.

Siendo así que cerca del Palacio de Westminter hay una estatua en honor a esta reina montada en un carro de caballos junto a sus dos hijas representando el valor que desplegó por traer la libertad a su pueblo vengándose de los ultrajes a los que fueron sometidas.

Bibliografía:
Boudica, La reina Britana,Historias de la historia
Canal Historia
Wikipedia
Boudica, la reina britana sedienta de venganza que aniquiló a 80.000 civiles antes de ser vencida, ABC
Boudica, Legado Historia
¿Quién fue Boudica? Muy Historia

Reacciones:

1 comentarios:

Publicar un comentario