martes, 17 de noviembre de 2015

EL BARÓN ROJO, EL PILOTO TEMIDO PERO MUY RESPETADO POR SU ENEMIGO



Tan pronto la aviación comenzaba a sostenerse en el aire sufrió un cambio drástico, tanto tecnológico como de uso. ¡Quién se lo iba a decir a Ibn Firnas! Cuando sobrevoló Córdoba allá por el 900 de nuestra era lo que se vería en la I Guerra Mundial. Y es que a partir de este momento el desarrollo de este aparato, el avión, tendrá múltiples usos. Pero en este artículo no hablaremos de mecánica ni diseño de aviones, si del As de la aviación, del temerario y mito Barón Rojo.

No llegó a cumplir los 27 años, pero vivió una vida tan intensa que será recordado siempre como uno de los mejores pilotos de la aviación. 

Todo comenzó cuando Manfred Von Richthofen servía en la infantería del Imperio Alemán después de servir en la caballería y llegar a ser teniente. Este personaje, prusiano de nacimiento obtiene en herencia la nobleza del título Barón por parte de padre, que también pertenece al ejército.


Manfred no está a gusto en las trincheras de la I Guerra Mundial por lo que pide ser trasladado a la aviación. Este servicio solo era un apoyo para los demás ejércitos, pues los aviadores hacían vuelos de reconocimiento. Pero Rolang Garros combina la acción de una ametralladora con las aspas del motor, convirtiendo al avión en una arma que nunca antes había sido utilizada. Por lo que cuando llega Manfred a ser piloto, no siendo muy bueno en sus inicios, el avión no vuela libre de peligros por los cielos.

Manfred Von Richthofen se transforma cuando utiliza los mandos de un biplano modelo Albatros, siendo tan temerario como rápido, tan eficaz como, no se como calificarlo, pues acciones como salvar a sus propios enemigos después de derribarlos si estos no morían en vuelo, hizo de su sola presencia que fuera temido como respetado.

La primera acción así fue cuando derribó a un avión inglés y aterrizó junto a él para salvar a sus pilotos, aunque no pudo salvarlos. 

Llegó a ser condecorado con la cruz azul, la más alta condecoración alemana. 


Manfred, fue reclutado por Boelke, "el padre de la aviación alemana" para la Jagsta 2, un escuadrón de cazas. Aquí comienza sus hazañas, siendo uno de los Ases de la I Guerra Mundial y el más recordado.

Pero Boelke murió y en 1917 lo nombran Capitán de la Jagsta 11; ya no tiene un biplano, sino un triplano llamado Albatros II, pero con una peculiaridad, ordena pintar el aparato de Rojo, haciendo alarde un alarde su fama, por lo qué sería reconocido. Las victorias se suceden una detrás de otra, siendo las filas enemigas avisadas de su derrota cuando aparecía de las nubes el Barón Rojo, con su Circo Volador, pues los componentes de su escuadra pintan sus aviones de colores intensos, creando una arco iris de acrobacias en los cielos de la vieja Europa que en tierra se desangra.


Pero siempre hay alguien más audaz y en uno de los combates varias balas le alcanza y tiene que ser socorrido quedándole metralla en la cabeza; pero a las dos semanas está volando de nuevo. Sus misiones son cada vez más, siendo transportados por ferrocarril los aviones hasta su destino para luego aparecer detrás de sus enemigos derribando uno tras otro.


Su último vuelo fue al norte de Francia, en la region de Picardíe, cuando se enfrentaba al escuadrón 209 de la Royal Air Force; eligió uno de ellos y se lanzó tal como solía hacer, después de una acrobacia se coloca tras él; Wilfri Wold, reconoció al temido Barón Rojo, así que apretó el acelerador y huyó, pero Manfred no dejaba escapar a nadie; las ametralladoras escupían fuego, balas silbaban y los aviones sobrevolaban las copas de los árboles. En el cielo se veía una persecución de tres aparatos, estos dos y otro que se unió a la caza, el Capitán Arthur Roy Bronw.


De pronto, el Albatros del Barón Rojo, se desvía hacia el suelo estrellándose. Manfred Von Richthofen, el Barón Rojo, ha muerto, pero de un tiro en el vientre que le atravesó órganos vitales como hígado, pulmones y corazón, además de destrozarle la vena aorta ante de salir de su cuerpo.

Lo que no se sabe si fue por el caza que le perseguía o por las baterías antiaéreas, que después de tanto tiempo de estudio, se inclina más por esta circunstancia, siendo ahora el soldado que derribó a Manfred Von Richthofen es Evans, que disparaba desde tierra.


Los soldados enemigos del Barón Rojo lo recogieron y se lo llevaron al Angar donde lo velaron y a la mañana siguiente lo enterraron con honores y salvas.

Su epitafio dice:

                                       " Aquí yace un valiente, un noble adversario
                                 y un verdadero hombre de honor. Que descanse en paz"

La fama de este As de la aviación comenzó para terminar en mito, pues obtuvo 80 victorias.



BIBLIOGRAFÍA:
100 años de la Gran Guerra. La aventura de la historia 168.
Manfred Von Richthofen, El Barón Rojo, www.cienciahistoria.com
El Barón Rojo tenía alma negra, Cultura, El País.
11 datos fascinantes sobre el Barón Rojo, www.batanga.com
El Barón Rojo, el caballero del aire, www.arbil.org
El Barón Rojo,  Wikipedia.

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario