sábado, 26 de septiembre de 2015

¿POCAHONTAS O ULELE? ¿JOHN SMITH O JUAN ORTIZ?

    
La historia de Pocahontas es conocida mundialmente, a todo el mundo que le preguntas sabe quién es y su historia, hasta los pequeños, lo que pocos saben es que la historia contada por Disney no es como la cuenta Jonh Smith, su protagonista, y que todo induce a que la historia contada por John Smith está basada en la real historia de Juan Ortiz, un sevillano que vivió casi 100 años antes.

Comencemos a desenmarañar tal enredo.

Disney cuenta la historia de amor entre Pocahontas una indígena de América, hija de un jefe indio, y John Smith, un explorador británico que sufre el apresamiento por la tribu e intenta asesinarlo mediante un ritual, Pocahontas lo salva y al final el explorador vuelve a Inglaterra manteniendo su amor en los corazones.

Según la historia que nadie puede omitir, es que John Smith, colono real, y primer gobernador de Virginia en Jamestown, primer asentamiento inglés en América, sufrió una serie de avatares que le llevaron a conocer a una pequeña indígena, Mataoka, hija de Powhatan, jefe de la tribu; esta era conocida como Pocahontas que suele significar, "traviesa" y  "niña a la que nunca se encuentra por estar siempre jugando".

John Smith


En esos momentos la primitiva colonia, pasa muchas dificultades, sobre todo en invierno, pues no saben cómo adquirir el sustento en esa nueva tierra, además de luchas internas por las ambiciones comunes del hombre. Pero Pocahontas ayuda a John Smith proporcionándole comida, junto a varios amigos de la niña. Pero los indios capturaron  a John y sus amigos en una expedición hiriéndolo levemente en un muslo.



Representación de la intercesión
de Pocahontas a favor de Smith
Según cuenta el Capitán John Smith, y esta es su versión en 1608 cuando supuestamente ocurrió, fue llevado ante la presencia de Powhatan, siendo lavado y secado con plumas, mientras los indígenas cogieron piedras para lapidarlo en un ritual. Entonces entra en escena Pocahontas, cubriendo al colono para liberarlo, consiguió su propósito ya que John Smith fue liberado y explica como el jefe indio le hace entrega de tierras incluyéndolo entre sus amigos e hijos. 

Al año siguiente una bolsa de pólvora le explota y le voló una pierna volviendo a Inglaterra para no volver. Se hizo famoso por sus múltiples aventuras y escribió dos libros que fueron publicados y bien acogidos sobre Virginia, donde no hace referencia alguna a Pocahontas. Solo aparece mención a Pocahontas de parte Smith en una carta a la Reina donde pide que se le trate con dignidad, ya que iba a ser recibida para que vieran en Europa lo dóciles que llegaban a ser los indígenas.

John Rolfe y Pocahontas

Pocahontas llega del brazo de su esposo, John Rolfe, un comerciante tabacalero que hace fortuna por introducir la plantación de dicho cultivo en Virginia, y con el que tuvo un hijo; fue bautizada con él nombre de Rebeca, siendo una relación no de amor si no de pactos entre los colonos e indígenas, pues estuvo secuestrada como rehén para que cesaran los enfrentamientos entre las dos poblaciones. Muriendo en
Inglaterra antes de volver a su tierra a causa de la viruela.


Rebeca Rolfe (Pocahontas)

En las primeras décadas del siglo XIX se pone en duda esta versión, la que John Smith explica de la experiencia con la indígena y su salvación, toda épica tal y como la conocemos ahora.

Pero sabemos que contó el mismo relato pero con otros personajes cuando estuvo luchando contra el turco, en Hungría. Por lo que empiezan las dudas, como el no poder encajar sus relatos con la historia.

Ahora bien, décadas antes comienza a circular una historia que pocos conocían y que pocos conocen, la Juan Ortiz, un sevillano de unos 18 años que fue apresado cuando fueron enviados a rescatar a Pánfilo de Narváez, que desapareció junto a su expedición en Tampa Bay, Florida, unos 400 hombres y cinco barcos en 1528.

Al llegar a la playa donde supuéstamente Pánfilo desapareció encuentran un mensaje, estos recurren a enviar a Juan Ortiz y uno o dos marineros más a recogerlo, pero nada más llegar son apresados por unos indios y sus  compañeros los abandonan a su suerte, que no es otra que la que le ha ocurrido a Pánfilo de Narváez.

Pánfilo de Narváez

Narváez es un gobernador ambicioso y muy cruel, tanto que al descubrir que La Florida no es tan rica en metales preciosos, manda cortar la nariz a Hirrihigua y despedaza a la madre de este, echándole los trozos a los perros de guerra, todo esto,  por un arrebato de cólera siendo el indígena amigo y aliado de los españoles.

Estos cada vez que apresan a un español la tortura y muerte es su final. Así que a sus compañeros los hacen correr alrededor del fuego mientras les lanzan flechas hasta que mueren, no disparandoles a los órganos vitales. 

Reservan a Juan, pues al ser rubio y guapo,  creen que es hijo de Pánfilo de Narváez; siendo este atado de pies y manos para ser quemado lentamente en una especie de barbacoa.

Según los cronistas como El Inca Garcilaso, cuentan que posiblemente su belleza y sus gritos hicieron que las hijas de Hirrihigua se conmovieran y suplicaran a su padre que cesara la tortura, el jefe indio cedió y ordenó su liberación curándole las heridas.


Sirvió durante años a Hirrihigua, sufriendo todo ataque de ira de su amo, terminando en víctima de un nuevo sacrificio que Hirrihigua quería ofrecer a sus dioses en favor de la victoria  en una batalla contra otra tribu rival. 

Pocahontas intercede por Smith en la película
El Nuevo Mundo
Pero Ulele, que así se llama la pequeña, lo avisa y deciden que se vaya a otra tribu para ser protegido, siendo aquí las versiones distintas, unos dicen que Ulele era prometida de Mocoso, jefe de la otra tribu, y lo acogió por la amistad entre ellos, y otros que Ulele aceptó el matrimonio con Mocoso a condición de proteger a Juan.

Ortiz se convirtió en un indio más teniendo una gran amistad con Mocoso. 

Pero llega 1539 y Ortiz se entera de la llegada de otra expedición, esta vez Hernando de Soto, y con permiso de Mocoso corre hacia ellos; los españoles que no se fían y estuvieron a punto de matarlo si no es porque se santigua y balbucea ¡Sevilla! ¡Sevilla!, al pobre se le estaba olvidando hasta su idioma, de tantos años sin poder hablarlo. 


Soto que escucha su historia, queda alucinado y lo incorpora a su expedición en calidad de intérprete.
Llegaron al Missisipi, descubriendo este río, avanzaron hasta Arkansas, donde fallecieron los dos, pero no registraron por escrito nada, o no se ha encontrado, hasta que un portugués de aquella expedición la contó.

Se publicó en 1557 con el seudónimo de Caballero de Elvas y luego Garcilaso de la Vega, el Inca, lo hizo en 1601 o 1605.



¿Sería esta historia la que inspiró a John Smith a contar en varios relatos de su vida? 

No lo sabremos, pero sí sabemos una cosa, que la historia de Juan Ortiz es trepidante y ocurrió 100 años antes para que ocurra de nuevo, y de la misma forma, sabiendo que los indígenas ya no se comportaban igual. Y cada tribu tenía sus distintos hábitos y rituales.


Bibliografía:
El Nuevo Mundo
Paseando por la historia
La Historia de Iberia Vieja 123
El saber no ocupa lugar
Books. Google
Historia en general



Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario