sábado, 23 de abril de 2016

LA EXTRACCIÓN DE LA PIEDRA DE LA LOCURA


En el museo del Prado (Madrid) podemos observar una obra de arte un poco extraña, es una tabla de finales del siglo XV donde se representa a un charlatán, buhonero o curandero que está practicando la trepanación a un enfermo mental para extraerle una piedra o cálculo calcáreo que supuestamente oprime el cerebro generando epilepsia, migrañas, dolor de cabeza, locuras transitorias, etc.

No obstante no vamos a dar una explicación sobre lo que representa la pintura del Bosco y si es una crítica a los curanderos que aprovechándose de la necesidad de los enfermos o familiares de estos practicaban una operación placebo.


Expliquemos esto mejor.

Desde que la arqueología se tomó en serio sabiendo que nos ayudaría a conocer mejor la historia de nuestros antepasados se han encontrado restos de cuerpos humanos con el cráneo trepanado, es decir, con un orificio bien en la parte frontal, lateral o posterior, con unas características muy peculiares, hecho a propósito; en muchos casos estos cráneos tenían acoplada una pieza de metal exacta que se había fabricado con la misma medida y colocada en el orificio del cráneo taladrado con un trépano, de ahí el nombre trepanación, para que cerrara la herida; muchas placas de estas eran de oro, como en el caso de algunos restos incas.



Se tiene constancia de que los egipcios han sido los pioneros a la hora de esta práctica aunque Hipócrates ya hablaba en sus escritos HERIDAS DE LA CABEZA sobre cómo realizarla y más tarde Galeno y Areteo de Capadocia en el siglo II como Caelius Aurelianus en el siglo V. También sabemos que dependiendo de la época  y cultura los instrumentos han variado .


Durante la Roma imperial sucede algo extraño, bien por su tradición de la cremación de los difuntos o porque la trepanación se hacía en casos extraordinarios no es común encontrar restos con estas prácticas.

Más tarde tenemos otros escritos, siglo IX, de parte del médico persa Rhazes donde explica esta operación con la crítica a los que sin conocimiento de esta técnica la ejercían de forma fraudulenta sacando grandes benéficos.


Y es que de todos era sabido en el medievo que los buhoneros que llegaban a los pueblos no sólo vendían cacharros, sino que ejercían una medicina muy rudimentaria aplicando remedios extravagantes y extraños para los interesados que se ponian en sus manos y que sorprendentemente sanaban, o por lo menos eso creían, también sacaban muelas, colocaban huesos, limpiaban heridas, etc.

Por eso cuando alguien tocaba a su carromato con la súplica de que tenían un familiar con desórdenes mentales o que la cabeza le dolía tanto que parecía estallarle (cefalea, migrañas, etc), estos después de una suculenta factura le hacían una pequeña incisión en la frente mientras que disimuladamente introducían una pequeña piedrecita en la herida para apretar los bordes y extraer el causante de los problemas del pobre infeliz que dejaba de sufrir tan molesta enfermedad o parecía volver a la normalidad de sus actos.


Vemos que esta práctica se realizaba con fines curativos ya que la trepanación supuestamente liberaba al paciente de la presión que ejercía ese cálculo sobre el cerebro. Actualmente se siguen practicando pero en este caso es para acceder a la parte del cerebro que está dañada para extraer el tumor o bien para que el paciente pueda recuperar movilidad mediante una implantación de mecanismos que unidos a alguna parte del cuerpo pueda realizar cualquier función por impulsos eléctricos, como por ejemplo el poder oír, levantar una taza, etc.

También hemos de decir que algunos investigadores han intentado confirmar con trepanaciones que el cerebro puede desarrollarse mucho más y poder alcanzar la persona un nivel superior en
inteligencia, aunque todo esto es experimental.

Así que podemos decir que las trepanaciones se han hecho a lo largo de la historia del hombre con el fin de sanar lo que es una lástima es que la necesidad de unos sean el beneficio de otros.



Bibliografía:
https://www.ucm.es/data/cont/docs/621-2013-11-21-
PIEDRA%20DE%20LA%20LOCURA.%20Irene%20Gonz%C3%A1lez%20Hernando.pdf
http://idd0073h.eresmas.net/public/artic10/artic10_1.html
http://www.artehistoria.com/v2/obras/682.htm
http://www.batanga.com/curiosidades/5994/que-era-la-piedra-de-la-locura


Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario