domingo, 9 de agosto de 2015

HISN ASHAR ES MASACRADA POR ASBAG IBN FUTAIS

                

Toda historia de un pueblo tiene un comienzo, y muchas veces no es el deseado por los historiadores pues puede llegar a ser muy trágico, como el que vamos a relatar hoy.

La historia de Iznájar comienza mucho antes del año 886 de nuestra era, pero es a partir de esa fecha que tenemos constancia sobre su nombre y su ubicación. Las crónicas árabes lo sitúan en el mismo lugar que hoy se encuentra, rodeado por río Genil, o Wadi Sinnil (mil nilos por la cantidad de afluentes que tiene) y un valle fértil donde hasta la construcción del pantano las huertas abundaban.

                                              ¿Como aparece Iznájar en la historia?

Según Ibn Idari, cronista árabe, describe una situación muy complicada en al-Andalus, después de unos 175 años de presencia musulmana la zona sur se ha levantado contra el poder Omeya establecido en Córdoba. 

Umar ibn Hafsún, un muladí de la serranía de Ronda va tomando poder y revelando las plazas que hay desde Niebla al Este, hasta Algeciras al sur, Alhama por Granada hasta Almuñecar, llegando casi a la Kura de Tudmir, Provincia de Murcia. Este personaje que se hace fuerte en Burbaster (Alora) conquistando los corazones de los andalusíes diciéndoles:

"Desde hace mucho tiempo habéis tenido que soportar el yugo de este gobierno que os toma vuestros bienes e impone cargas superiores a vuestras fuerzas, mientras los árabes os humillan y tratan como esclavos. Pero yo quiero que se haga justicia para sacaros de vuestra esclavitud" 


Y claro aplicando una ley que parecía justa ante los sublevados, muchas plazas les abrían sus puertas sin tener que emplear la fuerza. Y eso pasó con la fortaleza de Hisn Ashar en el 886, que se sumó a la rebeldía,  pero que pagó los platos rotos de la traición de otras plazas. Veréis:

En ese año el príncipe heredero, al-Mundhir, está asediando Al-Hamma (Alhama de Granada) pues se habían rebelado los Banu Jaldún a quienes perdonó y dejó como gobernantes de la fortaleza ya que había recibido la noticia que su padre el Emir Muhammad I había fallecido. Salió con urgencia hacia Qurtuba, llegando justo a tiempo para decir la oración fúnebre y ser reconocido como nuevo Emir.

Este lapsus fue aprovechado por ibn Hafsún para retomar varias plazas, pero fue más allá, tomó Baguh ( Priego de Córdoba) donde residía el Amil (Gobernador) de la Kura de Qabra, ibn Sam.


Esta noticia le llega al nuevo Emir que decide contraatacar pero no directamente a plazas fuertes como Baguh, sino a fortalezas pequeñas, como Hisn Ashar y al-Yussana de Qabra (Lucena).

En la fortaleza roquera de Hisn Ashar se sabe que se concentran varias huestes hafsunitas de donde salen para hacer incursiones a la zona que todavía son leales a los Umeyas, como por ejemplo al-Funtil (el Frontil de Loja donde viven los famosos Banu Jalid y por consecuencia el castillo de Loja)
o Qabra (Cabra). 

Así que en el mes de Rabí I (Agosto) del año 273 de la Hégira (886 de nuestra era) el nuevo Emir ordena a su General de Caballería Asbag ibn Futais a que tomará Hisn Ashar y matara a todo aquel que se resistiera.


Y así sucedió, este soldado al mando de un fuerte cuerpo de caballería llegó a la fortaleza, que en ese momento era pequeña, posiblemente para una guarnición, la tomó y pasó a cuchillo a todo hafsunita que se resistió, es decir, no dejó títere con cabeza.

Claro aquí entra la imaginación del lector, pues no hay mucha más información explícita sobre el asedio y toma de la fortaleza.


Pero podemos imaginarla, si hemos visitado el castillo y subido al lo alto de la torre del Homenaje, cerrando los ojos podemos ver el campamento en lo ahora es la Plaza de San José, avanzando hacia la fortaleza, pertrechados con escudos lanzas y alfanjes, se pueden divisar los pendones verdes de los Omeyas avanzando para plantarse donde ahora esta la iglesia y plantar batalla a los hafsunitas.

Los rebeldes toman posición en las almenas, tensando los arcos, para proteger su castillo.

Ya a partir de aquí, dejad volar la imaginación.

Lo que sí es importante para los iznajeños es saber que en Agosto del 886 de nuestra era, el pueblo aparece en la historia y que a partir de ahí, es una que merece la pena.

Bibliografia:
Anales de Córdoba 711-1008)

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario