viernes, 2 de enero de 2015

¿QUE HABRÁ SIDO DE MI GRANADA?

                                 

El día 6 de Enero entran triunfalmente los Reyes Católicos a la ciudad de Granada siendo aclamados por parte de los nuevos súbditos que han adquirido. Pero los granadinos son reacios, no quieren ser castellanos, son andalusies.




Algo les recorre por la espalda al ver como el séquito infiel va subiendo hacia su al-Alhamra.




Que cantos más tristes van entonando los encapuchados, monjes que llevan la delantera, mientras los reyes se maravillan de la ciudad, ¡tanto! que están enterrados allí, además de su hija Juana, Felipe el "Hermoso" y su nieto Miguel.


Podría hablar de como se produjo la toma de Granada, la batalla decisiva, las capitulaciones de Granada, como el 2 de Enero Boabdil entrega las llaves y las tropas castellanas  toman las fortificaciones dentro de la ciudad, expulsando a los derrotados, pero no, hoy habrá mucha información sobre ello.
Capitulaciones de Granada

Me gustaría centrarme en los que realmente perdieron, a los que realmente afectó tal entrega.
       
Pues Boabdil y su madre Aisha siguieron teniendo una vida acorde con su rango en Fez.

Aisha
Boabdil

¿Cómo fue la vida de los granadinos, después de la toma de su ciudad?

Pues como todas las conquistas, sangre, dolor y muerte. Pero en este caso fue algo peor que la muerte física, fue la muerte en vida, el DESTIERRO.

Todo tenía que cambiar de la noche a la mañana, todos tenían que ser devotos cristianos, todos debían devoción a la cristiandad.

Sus costumbres arraigadas profundamente, sus vestimentas, su idioma, sus fiestas, todo quitado de un plumazo. Nunca mejor dicho pues con una pluma se firmaban los decretos para las ordenanzas, de como sería y se viviría en la ciudad de Granada desde entonces.

Desde primera hora los granadinos eran extorsionados, eran ridiculizados, eran maltratados, además de vivir con miedo, pues no se les hacia justicia.

Se destruye su centro de adoración y social, la madrasa ya  no existe, la biblioteca que contiene innumerables tomos y saber andalusí, ¡quemados!, se les obliga a tomar cerdo, las baños son eliminados, no pueden hablar el árabe, cosas tan cotidianas como sentarse en una esterilla son mal vistas.



Pero ¿como puedes conquistar una ciudad y privarla de su identidad?

Es verdad que los conquistadores impondrán sus costumbres y leyes, pero no su identidad, eso lo tienen que hacer sus habitantes.

Y los granadinos fueron traicionados por los Reyes, tal y como fueron traicionados los sefardies.

Pero la ciudad no ha perdido su identidad, Granada sigue y seguirá siendo Andalusí, al igual que las demás Provincias, aunque muchos no quieran reconocerlo la cultura islámica andalusí dejó una impronta imperecedera en nosotros.



Nuestra risa, la forma de ver las cosas, la calidad de vida, el vivir la calle, la tenacidad ante las situaciones difíciles, todo esto y más, nos hacen distintos y reconocibles en todo el mundo.

No consiguieron su objetivo, derrotaron ejércitos, pero no derrotaron a un pueblo, que sigue subsistiendo a pesar de las traiciones impuestas por aquellos que la conquistaron en pro de la libertad.

 ¡LA LIBERTAD YA EXISTÍA!

Por eso este día que lo celebre quien quiera y como quiera.  







Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario