sábado, 16 de abril de 2016

LOS INMORTALES PERSAS; CUERPO DE ÉLITE DURANTE 200 AÑOS


A lo largo de la historia cuando un hombre quiere un poder grande siempre se rodea de personas que son afines en su forma de pensar o por el carisma que este despliega sobre los demás, estos se someten a su voluntad bien por la seguridad que parece otorgar o por las riquezas que pueden conseguir, y cuando lo consigue procede a rodearse más íntimamente con quienes han desplegado más lealtad llegando a formar un grupo que lo cuidaran de cualquier amenaza. Estos se les conocerá entonces como guardia personal, guardia real, guardia presidencial, escoltas o pretorianos, nombre que proviene de la guardia imperial de Roma, que es la más conocida de la historia.

No obstante hay otra guardia real o imperial que se le otorgó un nombre que solo nombrarlo daba miedo a sus enemigos: 

               LOS INMORTALES

Estos guerreros formaron parte del ejército persa (550-330 a.E.C) como cuerpo de élite y guardia personal del rey. Su numero constaba de 10.000 efectivos bien entrenados, bien ataviados y bien cuidados, ya que cuando estaban de campaña militar s comida era especial, podían disfrutar de placeres como un campamento exclusivo, criados, mujeres, pudiendo traer sus propias concubinas; eran doblemente premiados por su labor en la batalla ya que siempre estaban en primera línea, así que sus bajas eran numerosas y el riesgo que corrían era mayor que los demás, pero claro su efectividad también fue mayor.

Por las pocas crónicas que nos han llegado parece que no utilizaban mucha táctica militar pues cuando presentaban batalla era la furia en el choque frontal lo que los hacía invencibles, a parte de que siempre eran protegidos por los flancos mediante los arcos que mantenían a los enemigos a raya.


Aún así para formar parte de este cuerpo de élite se pedían unos requisitos:

1-Tenias que ser Persa, Medo o Elamita.

2- Pertenecer a la nobleza

3- Medir como mínimo 1,60, dicen que era una altura sobresaliente.

4- Tener un mínimo de entrenamiento militar, situación que dentro de la nobleza se daba ya que desde pequeño se le enseñaba a montar a caballo, se le instruía en las armas, etc.



Eran completamente reconocibles por su atuendo, como es normal, en cada ejército los destacamentos tienen diferente vestimenta para saber a regimiento se pertenece, y los inmortales hicieron lo mismo; sus ropajes eran muy coloridos, con capa y gorro de fieltro que iban cosidos con hilo de oro, su cota de malla estaba compuesta de láminas de oro que unidas entre sí formaba una protección como escamas de pez, su escudo era de mimbre entretejido recubierto de cuero; las armas eran muy variadas, llevaban un arco con su carcaj de flechas, una daga, una lanza pequeña que en un extremo llevaba una manzana tallada que era utilizada como contrapeso y cuando n la que descargaban un golpe certero a la hora de rematar a su enemigo.


Por este detalle eran conocidos entre los persas "portadores de manzanas", aunque también se les llamaba anusiya (compañeros), pero el nombre que han pasado a la historia es la que le concedió Heródoto de Halicarnaso cuando en las batallas Médicas (batallas persas vs griegos) los describió como Athanatoi (literalmente inmortales).

Y es que este ejército tenía una peculiaridad, en batalla parecía que no morían nunca, pues siempre tenían el mismo número de efectivos, ya que cuando uno era derribado al momento lo sustituía otro soldado de refresco así que parecía que nunca los mataban.

Donde mejor se constata este hecho y por el que conocemos a este ejército es por la Batalla de las Termópilas donde sufrieron innumerables bajas y aún así seguían llegando contra los espartanos de Leónidas.

En favor de estos hay que decir que no iban ataviados como la película 300 los representa, qué dieran el mismo miedo, posiblemente, pero no eran samurais, al igual que el personaje de Jerjes.

La película Alejandro, que se basa en la vida de este gran general macedonio si los representa más fielmente, siendo en Ismos y Gaugamela cuando estos inmortales conocen la derrota por completo, pues tenemos que decir que en los comienzos del imperio persa los reyes iban a la batalla y los inmortales lo acompañaban, pero después de la batalla de Platea en el 479 a E.C. Que Jerjes l perdió ya la batalla era cosa de generales por lo que los inmortales se quedaron en los castillos de Babilonia o Susa donde residía el rey, y no fue hasta los últimos años del imperio que los reyes, en casos excepcionales, salieron como guerreros que los inmortales no se enfrentaron al enemigo.


                        

Así fue el ascenso y caída de Los Inmortales.

Bibliografía:

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario