martes, 8 de marzo de 2016

LA BATALLA DE CARRHAE; CRASO SE DEJA SIETE LEGIONES EN LA INVASIÓN DE PARTIA



En el 700 ab urbi condita (desde la fundación de la ciudad) de Roma se produce un acontecimiento de tal magnitud que su resultado ha quedado en la historia como muletilla  para expresar los errores mayores que se pueden cometer.

"CRASO ERROR"

Y es que este general romano, Marco Licinio Craso (imag.dch.)fue uno de los hombres más poderosos en los últimos y agoniosos años de la República de Roma. Aplastó la rebelión de Espartaco, esclavo que mantuvo en jaque a sus amos con un ejercito que formó con personas de su misma condición social siendo solo ovacionado, reconocimiento público menor que el triunfo, mientras que Pompeyo el Magno si entró en Roma si era aclamado como triunfalista por sofocar la rebelión en Hispania de parte de Sertorio. Así que mediante entrevistas y cesiones obtuvo de Pompeyo el cargo de Consul en el 70 a E.C. casi veinte años antes de su estrepitosa y definitiva caída.

Pero en ese momento se alzaba otro genio militar y hombre poderoso, Julio Cesar, el cual fue decidido a Roma para plantar cara a su rival Pompeyo y junto a Craso hicieron una especie de pacto llamado Triunvirato, es decir, se repartieron el poder de los territorios que Roma había conquistado.

Craso se fue hacia oriente, a la rica Siria que le otorgaría muchas riquezas y poca gloria. Pero eso no quiere decir que ahí se acabara el mundo para Craso que miró más al oriente, hacia Partia, el reino que hacia frontera con el río Eufrates y que si lograba conquistar le daría una fama que muy pocos podrían equiparar.


Entonces por cuenta propia consiguió 35.000 hombres que conformaron siete legiones, 4.000 jinetes ligeros y 4.000 auxiliares poniéndolas en marcha para llegar el 9 de Junio a Carrhae, la actual Harran (Turquía) donde lo esperaban 1.000 jinetes catrafactos y 9.000 arqueros partos. Craso no lo podía creer, no esperaban ese ejército, así  habían sido engañados por el jefe tribal árabe Ariamnes, que en un acto de buena voluntad muy bien simulado desvió a los romanos por el desierto en vez de seguir el curso del río que le hubiera facilitado el avituallamiento de las tropas; pero Craso parecía tener prisa y aunque llegaron agotados y sedientos no permitió que sus legiones se durmieran en los laureles otorgándoles solo la comida como tiempo de refrigerio junto al río Balicha.

Craso al ver que los partos dirigidos por el general Surena (imag. dch.) presentaban batalla ordenó formar en cuadro siendo advertido por Casio del error que cometía porque partos eran muy buenos y veloces jinetes como asaetadores magníficos y el cuadro sería ponerles en bandeja  las legiones, pero Craso quería evitar la formación en linea porque serían vulnerables por los flancos.

Los partos atacan y masacran a flechazos que se introducen en los cuerpos romanos sin resistencia ninguna, entonces Craso envía a la caballería contra los carros de combate partos y los catafractos se llevan por delante lo que encuentra a su paso con sus lanzas largas  destrozándolos por los cascos de los caballos de metal. Estos habiendo eliminado a su símil romano se dedica a destrozar grupos de legionarios que se han separado de la formación y son tan vulnerables como un ratoncillo en un nido de culebras.


Los romanos son cada vez menos pero resisten hasta la noche que hace que los arqueros partos se retiren por culpa de la oscuridad.

Craso cae en un gran depresión, sus legiones han sido aniquiladas y su hijo junto a ellas, siendo Casio y Octavio, sus legados, quienes toman el mando y deciden al amparo de la noche llegar a Carrhae donde quieren refugiarse,pero otro legado, Vergunteyo, se pierde con cuatro cohortes y son aniquiladas al día siguiente.

En Carrhae son sitiados exigiéndoles Surena que le entreguen a Craso pero estos no acceden trazando un plan de evasión por la noche, actúan de esa forma y se dividen en tres formaciones Octavio con 5.000 hombres, Craso por otro lado y Casio que con otros 5.000 hombres deciden a mitad de camino desertar marchándose hacia Siria.

Craso de nuevo es engañado por un guía local que los lleva directo Surena que lo rodea. Octavio que había llegado a Sinnaca, la ciudad donde se tendrían que reunir, sale a ayudar a su General a la vez que Surena monta una estrategia para apresar a Craso y plantea negociar la paz con los romanos pero es descubierta por Octavio que es atravesado junto al tribuno Petronio con la consecuencia de que Craso finalmente es descuartizado llevando las manos y cabeza junto a las sietes águilas de las legiones caídas como trofeo a Oredes II, rey de Partia (imag. abajo)

Lo que quedaba de las siete legiones comandadas por Craso quedaron sin lideres y decidieron rendirse si respetaban su vida, aunque hubo quien decidió escapar de noche hacia Siria con la mala suerte de toparse con los árabes aliados de los partos que le dieron muerte.

De todo esto quedaron 10.000 hombres como prisioneros, 20.000 muertos y otros 10.000 que Casio pudo recuperar en Siria de este desastre.

Estos cautivos fueron incorporados al ejército de Orodes II.

La muerte de Craso no solo produjo vergüenza y dolor en Roma ante el desastre en Carrhae sino que su muerte a miles de kilómetros de la metrópolis romana desestabilizó el poder del Triunvirato forzando la Guerra Civil entre Pompeyo y Cesar nueve años después.

Bibliografía:
https://senderosdelahistoria.wordpress.com/2014/02/25/carrhae-53-a-c-el-desastre-de-craso-y-la-legion-perdida/
http://queaprendemoshoy.com/la-batalla-de-carrhae-carras/
http://historiaparanodormiranhell.blogspot.com.es/2011/09/cosas-de-romanos-la-batalla-de.html
http://arrecaballo.es/edad-antigua/los-partos/campana-de-craso-batalla-de-carras-54-53-ac/
https://es.wikipedia.org/wiki/Batalla_de_Carras







Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario