domingo, 22 de noviembre de 2015

LOS ESENIOS, ¿EL GERMEN CRISTIANO? O ¿ERAN PARTE DE LOS FARISEOS O SADUCEOS?


En 1947 un cabra perdida fue la causante de un descubrimiento sin parangón para la arqueología de Israel, la cristiandad y por ende para la creencia de millones de personas. En las cuevas de Qumrán un pastor descubrió una cantidad de vasijas de barro que contenían rollos escritos de los profetas judíos  y de una comunidad llamada "los esenios".

Es interesante que este descubrimiento puso en alerta a muchos, unos para verificar que lo escrito en la Biblia seguía diciendo lo mismo y para otros el poder corroborar las "contradicciones" que han encontrado en ella, y para un tercer grupo tener más información sobre esta secta. 

                                 

Empecemos por el principio para llegar a valorar este descubrimiento.

Los esenios fueron una comunidad religiosa del judaísmo que comenzó a destacarse después de la rebelión Macabea, se separaron o fueron expulsados, habiendo controversia en este punto, cuando Jonatan Macabeo era el sumo sacerdote de Israel en el 150 a E.C. ya que según los primeros este se apartó de la ley de Moisés.

Por lo que unos cuantos se trasladaron a Qumrán en forma de ascetas, pero con una singularidad, no vivían en pobreza, aunque no eran ricos su mayor interés era el estudio de las escrituras y las copias de ellas, para preparar el camino del Mesías, pues lo que se ha descubierto son múltiples de copias de los escritos de los profetas bíblicos, siendo Isaías el más copiado junto al libro de Salmos. Otro rollo muy copiado fue la regla de la comunidad titulado "La Regla de la Guerra" por los Hijos de la Luz, como se llamaban. También el libro de Enoc aunque aproquifo también tiene su relevancia en esta comunidad.
      

También se ha dicho que su estudio también era la búsqueda de la verdad en lo mejor de las religiones principales de su tiempo, pero no concuerda con las prácticas judaicas seguidas por esta comunidad aunque se sabe que en el siglo primero la helenizacion platonica fue introduciéndose dentro de la creencia judía.

La comunidad esenia la lideraba el "Maestro de la Justicia" el cual administraba e imponía las normas que la comunidad debía seguir. Como comunidad  compartían todo, ya que cuando entraban dentro de esta secta, como muchos la llaman, los bienes se ponían a disposición de todos, guardando una parte para socorrer a las viudas, huérfanos, solteras de edad, fugitivos que sin ser parte de la comunidad necesiten ayuda.

De hay que se traduzca como los Santos o Curanderos.


En estas Cuevas del Mar Muerto se encontraron además de los rollos una cantidad de aljibes y piscinas que seguro dedicaron no sólo para el consumo sino también para la purificación, pues uno de los requisitos era la pureza espiritual además de la física.

Se sabe por Flavio Josefo, historiador judío del siglo primero, que aunque existía esta comunidad donde las mujeres podían coexistir con los hombres, algo inusual en ese tiempo, y los hombres cumplían con el celibato, la mayoría de los esenios vivían en las ciudades y se podían casar. Esto lo confirma la Puerta de los Esenios en la muralla de Jerusalén.

Su mayor característica era la bondad, la hospitalidad, la fraternidad y todos las ponian en practica en su vida cotidiana diferenciándose de los demás.


Por eso se ha especulado que Jesús y Juan el Bautista eran esenios, pero hay un problema, los esenios no celebraban la fiesta de la Dedicación porque era una fiesta instaurada después del exilio de Babilonia y no está registrada en las escrituras como fiesta impuesta por Moisés  y Jesús en el evangelio de Juan 10:22-23 explica que asistió a ella. 

Luego se les ha relacionado con los saduceos y fariseos, sectas judaicas que se diferenciaban entre ellas en la forma de interpretar las escrituras, pero siendo facciones de élite en la jurisprudencia israelita dentro del tribunal supremo "El Sanedrín", el lujo y las riquezas era algo característico de los saduceos y fariseos y como hemos explicado los esenios se destacaban por su austeridad llegando a la pobreza. 


Es interesante que incluso los historiadores de la época observaban diferencias entre los esenios y las dejaron plasmadas en sus crónicas, como Flavio Josefo, Filón y Plinio el Viejo.

Por lo tanto podemos ver que eran una comunidad y secta, aparte y distinta a las demás.



BIBLIOGRAFÍA:
La Guerra de los Judíos, Flavio Josefo.
Los esenios y los rollos del Mar Muerto, César Vidal Manzanares.
Hipotetyca, Filón de Alejandría.
Historia Natural, Plinio el Viejo.

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario