viernes, 27 de febrero de 2015

FANÁTICOS YIHADISTAS DESTRUYEN SU PATRIMONIO ASIRIO


"Musulmanes, los objetos que están detrás de mi son ídolos de pueblos anteriores al nuestro. Los asirios tenían dioses para la guerra, la lluvia y se aproximaban a ellos a través de ofrendas. (...) El profeta nos ordenó deshacernos de las estatuas y las reliquias"

Estas palabras son con las que los yihadistas del Estado Islámico se excusan a la hora de destruir un patrimonio que no les corresponde, pero es que no se queda la cosa ahí, incitan a sus correligionarios a hacer lo mismo.

He dicho que no le corresponde, porque la cultura nos pertenece a todos, estemos de acuerdo con ellos o no, pero cuando la razón se convierte en inflexión, la ignorancia junto al fanatismo hace de las personas las más salvajes que te puedas encontrar.

Según las noticias, pocas esculturas destruidas son originales, ya que estas habían sido trasladadas a Bagdad porque el Museo arqueológico de Mosul en 2003 ya había sido saqueado y se cerró por este motivo, y que las demás se vendieron clandestinamente desde Siria y Turquía a Reino Unido.

Pero lo que nos interesa y lo que la historia nos deja de la cultura Asiria  fue su imperio desde 1813 a.E.C. al  609 a E.C. 
  
Unos ochocientos años de dominación en el oriente, la zona de Irak, era un pueblo guerrero, le encantaba la cacería de animales salvajes como leones representada en muchos relieves, aunque se cuenta que no solo organizaban caza de animales sino de hombres también, a los que se les cortaba la nariz, la lengua, les sacaban los ojos, los dedos de los pies, y hacían montones de cabezas como trofeos.

Estos asirios eran soldados rudos y a la vez muy superticiosos pues muchas decisiones que tomaban estaban basadas en las vísceras de cabras. 


La astrología era fundamental en la cultura asiria, dejándole el legado a su sucesora potencia como la astróloga por excelencia.


Las imágenes que han sido destruidos forman parte de la cultura asiria de la ciudad de Nínive capital de imperio durante los reyes más importantes:

Senaquerib
Assurbanipal
Salmanasar.
Sargón

La biblia denomina a esta ciudad como "la ciudad de derramamiento de sangre" enviando Jehová a Jonás, profeta de Israel, le diera el mensaje de destrucción, que no fue realizado por el arrepentimiento de sus habitantes. El que Jonás desobedeciera su obligación y tomara dirección Tarsis (España) por la crueldad de sus habitantes, cuando el profeta llegó dice que era una ciudad enorme, pues desde las puertas de entrada hasta el centro se tardaba un día entero.  

Una ciudad llena de Zigurat con su templo dedicado a la diosa Isthar, mientras que Assur era el dios principal, Ea el dios de la magia, Adad el dios atmosférico, Shamash el dios de la justicia, además de otros dioses, los cuales estaban representadas en imágenes de piedra que estos personajes han destruido.

Lo único que nos queda, es esperar que no les dé por hacer más destrozos, y que se entretengan en dejar la cultura para los que quieran aprender de ella. 




    




Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario