viernes, 13 de noviembre de 2015

CATALUÑA QUIERE REPETIR LA HISTORIA, PARTE II

                                

En el artículo anterior, CATALUÑA QUIERE REPETIR LA HISTORIA, PARTE I, dejamos la historia de Cataluña en 1640, un año muy importante dentro de estas tierras pues la decisión tomada después de la Guerra de los segadores que condujo al baño de sangre producido en el día del Corpus condujo a la separación de Cataluña del estado español para someterse al vasallaje del vecino reino francés.

El estado español deja hacer al condado catalán y entonces el ejército francés hace acto de presencia en tierras catalanas, la burguesía expresa su satisfacción al verse liberada del yugo español, "quien tanto pesar le ha hecho".

Pero no todo lo que reluce es oro, y las pretensiones de ser más libre, se convierten en más penurias cuando el reino francés impone al catalán una serie de impuestos y obligaciones que los sorprende, no son respetados los fueros ni las cortes, porque el único gobernante es, el rey francés.
Así que la idílica autonomía catalana que abanderó Pau Claris, solo duró un mes, Diciembre de 1640, pues en Enero de 1641 era derrotado el ejército del Marqués de Vélez por la alianza franco-catalana, durando esta aventura doce años, hasta que en 1652 hartos del centralismo francés, mucho más duro y férreo que el español, vuelven al estado español.

Franceses en el Bruc
Las relaciones entre la burguesía catalana y la corte española fueron más cordiales, siempre con una negociación permanente, incluso luchando a favor de los intereses españoles, lo que llegamos a otro momento crucial. Por ejemplo en la Guerra de Sucesión, cuando fue entronizado Carlos III o en la Guerra del Francés, como se conoce en estas tierras la Guerra de Independencia.


Entre 1868 y 1873 cuando sucedió la revolución
"la gloriosa", que fue la primera democracia en España, el Estado cambia de Monarquía a República, entrando en juego la idea de sistema federalista, donde la diversidad de varios pueblos crea una nación que vela por los intereses de todos de forma igualitaria. En Cataluña es donde más rápido se afianza esta idea.

Pero todo vuelve a cambiar con la vuelta de los borbones siendo el centralismo lo que de nuevo pone en riesgo la unión.

A finales del siglo XIX y XX se hace necesidad la formación de Estado-Nación español, como Francia e Italia, pero la historia, tradiciones, etnias e identidades, realidades socioeconómicas y lenguas hace que sea imposible emprenderlas, pues no hay bases sólidas.

Cuando comienzan los años treinta del siglo pasado y de nuevo el sistema político español da un giro de 180 grados, de nuevo la autonomía sale a la palestra, siendo el mayor empuje que le da al nacionalismo. Pero siguen el centralismo férreo de una nación que no quiere conceder el estatuto de autonomía, alimentando un independentismo que se materializa, el 14 de Abril de 1931 Macià declara LA REPÚBLICA CATALANA horas antes que Madrid proclamara la II REPÚBLICA ESPAÑOLA.

Pero todo acaba en tres días. Siendo en 1932 cuando se le aprueba un estatuto muy parco. 

Dentro de una gran inestabilidad política y la ineficacia a la hora de poder encontrar un gobierno estable y que genere estabilidad y confianza, nos acercamos al 6 de Octubre de 1934 cuando Compays, sucesor de Macià, declara EL ESTADO CATALÁN dentro de la REPÚBLICA FEDERAL ESPAÑOLA.
Josep Compays
No obstante ni la II República era federal, ni ese nombramiento fue un golpe separatista, pues era la intención de seguir perteneciendo a España. 

Madrid y el resto de España no lo tomaron así, y el ejército tomó la Generalitat, sede del poder catalán, a los diez  días, siendo condenados a treinta años de prisión todos los miembros del Consejo de la Generalitat y el Estatuto fue suspendido.

La Guerra Civil produjo una serie de cambios importantes a la hora de las autonomías y rebaja el poder centrándolo en el de la República, aunque Compays intentó trabajar por su propia cuenta no consiguió sus objetivos, aunque Cataluña fue una de las últimas regiones que capitularon ante los
golpistas, luchando siempre por los intereses de la democracia.


Durante la etapa franquista el nacionalismo catalán no fue apagado, fue silenciado, como muchas otras ideas que según el régimen eran subversivas y podían romper la unidad de España. 


La idea de Una España Grande y Libre fue impuesta y no negociada. 

Tarradellas y Suarez
Por eso cuando sucedió lo inevitable, la muerte del dictador, Cataluña junto al País Vasco obtuvieron su autonomía. El 24 Octubre de 1977 el Presidente Adolfo Suárez le hace entrega del bastón de mando de la Generalitat a Josep Tarradellas, que era presidente de este gobierno en el exilio.


Con eso se genera una nueva etapa dentro de esta tierra independiente pero siempre consciente de que su ventaja está dentro de España. 

Pero de unos años acá, parece ser que está unión no es factible para los miembros de los partidos más radicales que tienen voz parlamentaria. Esta idea que se ha echo tan popular, ha provocado la
desmembración del partido más fuerte y representativo en el Congreso español del nacionalismo catalán, CIU, propiciando una fuerza popular entre Convergencia, Esquerra, Demócratas de Cataluña y Moviments d'Esquerres llamándose  Junts pel Sí, para poder llevar a la separación del estado español.

Representantes del Junts pel sí

Esto es la historia que Cataluña quiere repetir, a grandes rasgos, lo que suceda a partir de ahora, será historia dentro de unos meses. Y que de seguro la contaremos.

BIBLIOGRAFÍA:

DEL FEDERALISMO AL CATALANISMO 1868-1873, La Aventura de la Historia, Juan Sisinio Pérez Garzón, Catedratico de Historia Contemporánea, Univ. De Castilla-La Mancha.

EL NACILISMO ENTRA EN ACCIÓN 1898-1901, La Aventura de la Historia, Jordi Canal, EHESS, París.

LA EXPERIENCIA REPUBLICANA DE AUTOGOBIERNO 1931-1936, La Aventura de la Historia, Albert Balcells, Catedrático de Historia Contemporánea, Univ. Autónoma de Barcelona.

LA GUERRA CIVIL 1936-1939, La Aventura de la Historia Julio Gil Pecharromán, Profesor Titular de Historia Contemporánea UNED.

LA TRANSICIÓN 1977-1982, La Aventura de la Historia, Antoni Segura, Catedrático de Historia Contemporánea Univ. de Barcelona.



Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario