martes, 13 de enero de 2015

AUGUSTO PROCLAMA EL FIN DE LAS GUERRAS CIVILES.



En el año 29 antes de nuestra era, Roma llegó a ser pacificada después de 12 años de tiempos turbulentos dentro de los territorios adquiridos por la República Romana.

Comenzaremos recordando un poco el marco histórico.

En los idus de Marzo del 44 antes de nuestra era, el dictador romano Julio Cesar era brutalmente asesinado en el Senado. Esto llevó a un vacío de poder tan grande y a una serie de asesinatos posteriores en la capital que el baño de sangre fue  grande.


Un hombre tan poderoso y carismático como Cesar, tiene eso, o se le adora o se le odia, no hay termino medio.



Para algunos Cesar significaba la muerte de la República y por consiguiente de la rotación de poder, volviendo a la monarquía absoluta siendo eliminado el Senado, vox populis de pueblo Romano, SPQR, y para sus adeptos era la culminación de un periodo que había que eliminar en la persona de Cesar por las victorias y aumento del territorio romano.


Pero la cosa se complicó, pues unos civiles dando un golpe de Estado sin el apoyo leal del ejército es muy peligroso.

Debemos refrescar  la memoria,  diciendo que los ejércitos en esa época eran  leales a quien le pagaba, que normalmente era el general de la campaña, ese ideal de Roma, se creó después del Imperio, ya que era el imperio quien pagaba y no el general.

Así que depués del asesinato Roma hubo una tregua entre los asesinos de Cesar y Marco Antonio.


Pero llegó el incordio, Octavio, hijo adoptivo de Cesar y por lo tanto heredero principal de la fortuna de Cesar (700.000 de sestercios) una verdadera fortuna.


Este personaje se fue haciendo cada vez más importante mediante jugadas audaces que hacían que Marcó Antonio se fuera enemistando con el joven heredero.

Marco Antonio esta jugando a quedarse con el poder absoluto dentro de las reglas senatoriales pero el joven Octavio más audaz y rápido hizo de Antonio un hombre muchas veces desesperado.

Este conflicto se alargó en el tiempo a causa de los tiras y aflojas de las legiones, ya que cambiaban de bando dependiendo del carácter fuerte del General y de los sestercios acumulados.

Llegaron a repartirse Roma, Occidente para Octavio y Oriente para Marco Antonio.

Octavio estaba harto de esta forma de gobernar, pero tenía que dar el paso Marco Antonio, para hacer ver a Roma que el traidor estaba en Egipto y no en Roma. 



Y así sucedió, como sabemos Cleopatra VII tuvo mucho que ver, el hijo con cesar, Cesarion, otro cabo suelto, Marco Antonio y su desmadre, asentándose como un vino sin pensar en los factores externos, hicieron el resto.


Así que el 2 de Septiembre del 31 antes de nuestra era en la Batalla de Accio, Marco Antonio es derrotado y Octavio sale vencedor ante Roma y reunificador de todos los territorios conquistados.


Declarando tal día como hoy el fin de las guerras civiles y devolviendo el poder al Senado, pero en apariencia.


Este periodo duró hasta 180 de nuestra era, denominado Pax Romana, tan interesante que todavía se utiliza su base, pues hizo una serie de reformas centrándose en la estabilidad y prosperidad del Imperio Romano.

Pero eso es otra historia, que la contaremos sin duda.

Bibliografía:
National Geographic Historia
Muy Historia
Arquehistoria
Wikipedia

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario