jueves, 22 de enero de 2015

LOS TRABAJADORES YA TIENEN SEGURO OBLIGATORIO


El trabajador siempre ha estado sujeto a las disposiciones del empresario y mucho más desde que empezó la revolución industrial pues en la empresa moderna el precio de los productos tiene una variable que antes no existía, el tiempo de producción.

Ahora las inclemencias del tiempo y los problemas del transporte  no eran importantes por eso el incremento de las ciudades fue tal que se quedaron desfasadas, además la mano de obra era barata ya que los empresarios se habían estancado en los salarios y el bienestar de los trabajadores exigiéndoles más cada día.

Luego, los momentos de crisis económicas hacen también que estas circunstancias sean propicias para suprimir lo que llamamos derechos.

Por eso el 22 de Enero de 1921 durante el gobierno de Eduardo Dato entra en vigor el seguro obligatorio del trabajador sucediéndose una lista de seguros laborales como el de sanidad, que ya hablaremos de ello.

Pero pongámonos en situación, el primer país en instaurar tal beneficio fue Alemania bajo el gobierno de Bismark en 1889 y aunque oficialmente fue para crear un bienestar en los trabajadores realmente fue para frenar el aumento de las ideas socialistas.

Inglaterra lo hizo en 1908 con la diferencia al Derecho de los Pobres que era una pensión no contributiva que se daba desde un nivel de renta exigido.


En España hay tímidos intentos pero no se hicieron efectivos hasta 1920 que se crea el Ministerio de Trabajo, pues es a partir de 1919 cuando el hablar de Seguros Sociales es una realidad.

Es verdad que había algunos seguros que  protegía al trabajador, pero era voluntario, lo que hacia que fuera algo inusual.


Por eso cuando se aprueba el día 21 de Enero de 1921 el reglamento por real decreto, pone bajo seguro obligatorio a todos los trabajadores para que tuvieran una pensión en la vejez y sería entre las edades de 16 a 65 y que su sueldo no exceda de 4.000 pesetas anuales, unos 24 €.

Los seguros se materializaban mediante una cartilla de ahorro que cada individuo tenía que tener, ingresando 3 pesetas, 0,01 €, al mes. Lo que le llevaría a percibir después de los 65 años una pensión de 365 pesetas, 2,19 € al mes.

Este fue el inicio de un seguro que se ha ido modificando dependiendo de los gobiernos que han ejercido su autoridad.

Cuando llegó la II República el contenido se amplió mucho más pues sus principios básicos se basan en la legislación social y la implantación de derechos sociales y económicos como:
El seguro de enfermedad, paro forzoso, accidente, invalidez y muerte, vacaciones anuales remuneradas, etc.
No obstante no se pudo hacer mucho, pues su tiempo de duración fue escaso.

Sabemos que en la dictadura franquista no hubo una reforma laboral intensa hasta 1963, que fue cuando el régimen entró en su decadencia después de más de 20 años de duras reglamentaciones laborales y salariales con muy bajos niveles de consumo y de servicios colectivos con un estricto control político de las esferas asalariadas.

Luego con la transición todo comenzó a cambiar de nuevo, las elecciones libres, sindicatos libres, constitución nueva y el aperturismo al mundo hicieron del seguro obligatorio algo que tenemos por derecho.

En estos tiempos difíciles donde la tijera se ha hecho famosa, donde el cinturón se ha apretado hasta el último agujero, el estar asegurado es algo que todos buscamos, que todos necesitamos y que todos nos merecemos.

Así que nunca digamos si a un trabajo sin seguro, no es bueno para nosotros ni para los nuestros.

Para ver el texto de la aprobación de 1921 hacer Clik aquí.

Bibliografía:
http://fama2.us.es/fde/ocr/2007/reglamentoGeneralParaElRegimenObligatorio.pdf
http://losojosdehipatia.com.es/cultura/historia/historia-de-la-seguridad-social-en-espana/
http://www.seg-social.es/prdi00/groups/public/documents/binario/115798.pdf
http://bvingesa.mspsi.es/bvingesa/es/consulta/indice_campo.cmd?campo=idtitulo&posicion=81&letra=R
http://www.ub.edu/ciudadania/hipertexto/evolucion/textos/social1926.htm

                                             






Reacciones:

1 comentarios:

Publicar un comentario