lunes, 4 de julio de 2016

4 DE JULIO, EL NACIMIENTO DE UNA NACIÓN CONVERTIDA EN UN IMPERIO




La capacidad de un imperio últimamente no se mide por su amplitud de territorio sostenido y dominado exclusivamente por las tropas de su ejército sino por la repercusión en otros países, por su forma de pensar, de actuar y de marketing, siendo su mayor exponente Estados Unidos de América.

Comenzando este espectacular ascenso sobre los viejos imperios y monarquías europeas el 4 de Julio de 1776 cuando firman la Declaración de Independencia después de un año de escaramuzas y revueltas a consecuencia de que en el Segundo Congreso Continental, celebrado en Filadelfia el 10 de Mayo de 1775, deciden los representantes de las trece Colonias británicas en el Nuevo Mundo tomar las armas contra Jorge III, su monarca y del imperio mayor del mundo donde estas estaban incluidas.

Estas 13 colonias tenían una peculiaridad con referente a otros dominios británicos y era su autogobierno, y es que aunque se denominaban británicos ellos mantenían una gran autonomía en gobierno interno, por lo que el decir que son ingleses era más por tradición y costumbres que por dominación británica.

Pero la isla del Canal de la Mancha sufre varias crisis impuestas por su enfrentamiento con Francia en la Guerra de los Siete años y sus enfrentamientos menores con España, la otra potencia dominadora del mundo. Así que vuelve su mirada hacia las colonias cuando su parlamento La Cámara de los Lores decide poner impuestos en los artículos que proceden de esos lugares y limitar su autogobierno quedando sujetas a las leyes directas de Londres. Algunos impuestos fueron:

La ley del Azúcar.
La ley de la Estampilla.
Las leyes Townshend de 1967, donde aplicaba a varios productos una subida de aranceles.



Los colonos no veían viable la independencia, es más no entraban dentro de sus planes, simplemente discutían sobre cómo solventar tal dificultad manteniéndose dentro del Imperio Británico, una de las propuestas y fundamentales era la defensa del autogobierno y el no pagar impuestos que ellos no consideraban suyos pues era para mantener la burocracia imperial.

Jorge III se mantiene en sus trece y comienza su insistencia en que los colonos americanos deben someterse sin rechistar, y comienza a desplegar soldados, los llamados casacas rojas. 

La tensión se va palpando, oliendo y mascando hasta que explota en 1770 cuando se produce la masacre de Boston, donde mueren cinco manifestantes por los disparos de los soldados británicos al defender La Oficina de Aduanas ya que tuvieron que responder ante la provocación de los colonos que les tiraban bolas de nieve con piedras en su interior de gran tamaño.


Aquí la independencia toma forma llegando a ser la idea mayoritaria después del motín del Té. Tal motín se produce al gravarlo con un impuesto ya que era una mercancía muy valorada por estos. Y aunque el ahorro por la forma en que se trató el asunto era mayor ya que la comercialización era directa entre India y las colonias americanas, sin pasar por Inglaterra, los colonos vieron que si cedían a que Inglaterra impusiese con quien debían comerciar sin posibilidad de otros proveedores llegaría el momento de que Londres impondría los demás comercios donde el ahorro se convertiría en una sangría sin posibilidad de réplica.

Así que la resistencia pasa a ser independencia.

La Declaración de la Independencia se produce el 2 de Julio de 1776, no obstante se firmaría el 4 celebrándolo por todo lo alto, siendo interesante que no fue la victoria de la guerra ya que fue cuando comenzó terminando en 1871 cuando el General Washington tomó Yorktown (Virginia) obligando a Londres pedir la paz.

Este conflicto armado tuvo mucha repercusión en el mundo de su época ya que se considera la precursora de las independencias americanas y de parte del mundo. Por ese motivo la influencia de España en esta guerra se conoce poco, y es que cuando sucedió este hecho histórico el Imperio Español tenía en su poder casi todo el continente americano, y si se enfrentaba abiertamente a Inglaterra podría dar pie a que sus colonias, las más conflictivas desde el punto de vista imperial, comenzarán su emancipación.

No obstante Carlos III no se quedó de brazos cruzados y suministró a los patriotas todo tipo de avituallamiento para su objetivo, siendo Francia la potencia presencial y la que más se recuerda, todo rubricado mediante los tratados:

Pacto de Famlia y Tratado de Aranjuez

Pero en el curso de la guerra España declaró la guerra a Inglaterra en 1779 llegando a ser muy importante su aporte con la derrota de Pensacola por Bernardo de Gálvez [imagen dch (vease La intervención española en la Guerra de Independencia de Estados Unidos)]que con un acto valeroso redujo la presencia Británica en el sur arrojando a los Casacas Rojas a Virginia donde, como hemos explicado antes, Washington los derrotó.



Interesante celebración, no la de la Victoria sino de la Proclamación.


Bibliografía: 
La aventura de la Historia nº 213


Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario