lunes, 22 de junio de 2015

SE AUTO-OPERA DE APENDICITIS EN LA ANTÁRTIDA

                            

Solo el título ya requiere una explicación pues operarse a sí mismo resulta dentro de la lógica algo imposible. Es verdad que el cine ha recreado situaciones que en la vida real el porcentaje de que salga bien es tan ínfimo que lo consideramos ciencia-ficción.

Pues ocurrió de verdad esta circunstancia y en una época donde las películas no se recreaban en imágenes que se darían en una operación real.  

Nos encontramos en 1961, dentro de un país tan hermético como fue la Unión Soviética, y para más complicación en la base Novolazarevskaya, en la Antártida, donde llegaron en Enero sus integrantes.

Entre ellos se encontraba el único médico de la expedición, el Dr. Leonid Rógozov, con tan solo 27 años y recién graduado en Medicina, ya que obtuvo el título en 1954. Mientras que le llego esta misión estuvo en ensayos de cirugía. 


Para finales de Abril, el doctor comienza a sentirse mal, débil, con mareos, nauseas, pero cuando el dolor se acentúa en el abdomen, no tiene dudas del problema que se ha presentado, UNA APENDICITIS.

No lo comunica porque no quiere alarmar a la expedición, pues sabe que no lo pueden evacuar, ya que el barco que los trajo tardo 36 días en llegar y no vuelve hasta el año siguiente; salir volando, literalmente, no se puede a causa de las ventiscas y tormentas de nieve.

Todo era una complicación; el mismo doctor lo describe de la siguiente forma:

 "No dormí en toda la noche. Me duele como el demonio! Una tormenta de nieve azota a través de mi alma, llorando como un centenar de chacales. Aún no hay síntomas evidentes de que la perforación es inminente, pero una sensación opresiva de bloqueos presentimiento sobre mí ... eso es todo ... tengo que pensar en la única salida posible: para operar en mí mismo ... Es casi imposible ... pero no puedo simplemente plegar mis brazos y se dan por vencidos. "

¡Algo dramático!, solo pensar que algo así se presente en tu vida tiene que ser brutal.

La decisión estaba tomada así que ese mismo día por la tarde después de preparar todo el material, y lugar para la auto-operación, comienza dicho trabajo. 



Con la ayuda del meterologo y un ingeniero mecánico, que sirven de ayudantes, se inyecta una mezcla de novocaína, que le sirvió de anestesia local; pide el bisturí, y una vez hecha la incisión todo se precipita.


 "He trabajado sin guantes. Era difícil de ver. El espejo le ayuda, pero también dificulta, después de todo, es que muestra las cosas al revés. Yo trabajo principalmente a través del tacto"

Sigue contando en su diario:

" Por último, aquí está, la orejuela maldecido! Con el horror me doy cuenta de la mancha oscura en su base. Eso significa que sólo un día más largo y habría estallado"


"En el peor momento de la extirpación del apéndice hice señas: mi corazón se apoderó y notablemente más lento; mis manos se sentían como el caucho. Bueno, pensé, que va a terminar mal. Y todo lo que quedó fue la extirpación del apéndice. Y entonces me di cuenta de que, en el fondo, ya estaba salvado"

"Después de quitar el apéndice, aplicó antibióticos y cerró la herida"



No pensemos que no hubo complicaciones, pues cuando saco el intestino grueso se hizo una incisura que tuvo que coser al revés, además pensó que con un espejo seria mas fácil, pero el espejo nos emita las imágenes al revés lo que decidió que lo haría al tacto. Después de una media hora de operación la debilidad le superó y cada cinco minutos para unos treinta segundos. 

La operación duró 1 hora y 45 minutos.


El 1 de mayo de 1962 estaba en reposo postoperatorio; durante los cinco días siguientes la fiebre y la debilidad fue remitiendo hasta que al séptimo se quitó los puntos. 


A las dos semanas ya estaba realizando el trabajo para el que fue seleccionado.

Cuando al año siguiente llegó a la URRS, fue galardonado con la bandera roja, siendo aclamado como un héroe nacional por la gesta llevada a cabo.






Su vida terminó en el año 2000 siendo un cirujano reputado en su nación.


                     



FAMOSOS POR SUS AUTO-CIRUGÍAS

- Evan O'Neill Kane, un cirujano en Pennsylvania a finales del siglo 19 y principios del 20, se quitó su propia apéndice en 1921 y reparado su hernia en 1932

- Inés Ramírez de México realizó su propia cesárea marzo 2000 sin ningún conocimiento médico. Tanto ella como su bebé sobrevivió

- Dr. Jerry Nielsen realizó una biopsia de un bulto en su pecho mientras estaba de servicio en una estación de investigación en el Polo Sur. Su cáncer entró en remisión, pero más tarde regresó y ella murió en 2009

- Aron Ralston amputó su antebrazo derecho con una navaja después de haber sido inmovilizado por una roca durante una caminata en Utah en 2003
Bibliografía:
Wikipedia
La Nación
BBC
Excelsor
Francisco Javier tostado




Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario