miércoles, 8 de abril de 2015

EL CRAC DE LOS CABALLEROS



En la zona de Siria, junto a la ciudad de Homs se encuentra el castillo mejor conservado hasta ahora, EL CRAC DE LOS CABALLEROS, con una historia tremenda.

Resulta que este castillo se conoce como cruzado, templario, cristiano, etc, pero en realidad su origen es musulmán; el Emir de Homs mandó edificar en uno de los dos montes que se encuentran en la llanura al-Bukeia, que hace de corredor entre Siria y Líbano, para vigilar las entradas y salidas de las caravanas de Oriente, una fortaleza. 

Hisn al-Akarad
Llamado Hisn al-AKrad, Castillo de los Kurdos.

Pero en 1110 Tranquedo, Duque normando de Antioquía la toma, expulsando a los Kurdos de esa fortaleza; a lo largo de los años pasa de manos hasta que llega como donación a la orden militar de los Hospitalarios por el Conde de Trípoli en 1142.

En 1170 se produce un terremoto que tiene que ser reconstruido llegando a tener 30.000 metros cuadrados de superficie, en sucesivas ampliaciones.

Este castillo sufre varias incursiones de parte de los sarracenos, una de ellas fue por Saladino, no llegando a conquistarlo.

Tal era la importancia estratégica de esta fortaleza que todos querían tenerlo, tiene que pasar el tiempo ya que las cruzadas en Tierra Santa se alargan más de lo que se creía, llegando a 1271, cuando el Sultán Bairbas de Egipto, hace el intento de tomarla.

Este asedió el castillo en la campaña iniciada para eliminar la presencia cristiana en tierra de Palestina, este hombre audaz y de altura descomunal lideró tal campaña teniendo victorias en batallas como Arsuf, Athlith, Haifa, Safad, Jaffa, Ascalón y Cesarea.

¿Por qué, entonces, esta victoria es distinta a las demás?

Tenemos que recordar que para ese tiempo el Reino de Jerusalén solo era un reducto a orillas del Mediterráneo, con la capital en Acre, y todo ello defendido por los soldados Templarios, aunque debemos decir que no todos eran Templarios, había muchas ordenes aunque sí todas eran Ordenes Hospitalarias.

Este castillo, como hemos dicho anteriormente, tiene unas dimensiones descomunales, pero lo que no hemos dicho es que los almacenes que tenían para alimentos y agua eran tan grandes que podía abastecer a un ejército de 2.000 hombres durante 5 años. 

Por lo que vemos, por muy grande que fuera el ejército, que lo asediaba si el maestre que dirigía la fortaleza era buen estratega en defensa, no tenía problema a la hora de esperar los refuerzos solicitados mediante palomas mensajeras.

Pero Bairbas tenía un ejército grande y después de una campaña llena de victorias, la moral está alta, y puede cegar la sabiduría haciendo que sufras una gran derrota; pero este, no era el caso del Sultán, que ordenó derrumbar parte de la muralla, y lo logró, la parte noroeste cayó ante las tropas mamelucas, y con un gran grito de guerra penetraron dentro la fortaleza. 

No obstante, tal como gritaron, callaron, ya que se toparon con otra muralla tan grande y alta, como la que acababan de derrumbar.

Bairbas, hombre que no se retiraba con facilidad, pensó que un asedio sería larguísimo y asumir una derrota era impensable; lo único que le quedaba era... un engaño.



Los Caballeros de Jerusalén esperaban refuerzos, como pocos castillos templarios quedaban por la zona, decidió, según las crónicas árabes, enviar una paloma que utilizaban los cristianos con un mensaje claro:

"La Orden de los Hospitalarios no enviarían fuerzas de socorro, rindan la plaza" 

Firmado por el Gran Maestre de la Orden Militar. 


El Maestre del Crac obedece y entrega la plaza.

Increíble, la obediencia y la ingenuidad del Maestre fue la perdición de un castillo difícil de rendir, y la ambición y picardía de Bairbas fue su victoria.

Bibliografía:
wikipwdia
megaconstrucciones
Youtube
Recorriendo castillos
arteguís
cadena Ser





Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario