sábado, 13 de diciembre de 2014

MALLEUS MALEFICARUM, EL MARTILLO DE LAS BRUJAS



Hubo una época donde la más mínima sospecha era suficiente para que fueras enjuiciado, sentenciado y ejecutado.
Pero si eras mujer los juicios ya estaban sentenciados y la ejecución te esperaba vestida de negro y guadaña.

Hablamos de la Edad Media, cuando a finales del siglo XV se publicó un manual para estos casos.
                                                      
MALLEUS     MALEFICARUM

 ¿Qué era este manual?


Es un libro especifico para detectar a brujerías, pero se da incapie especialmente a las brujas.

Se publicó en 1487 en Alemania y estuvo activo al menos 200 años, aunque su mayor esplendor fue a mediados del siglo XVI a mediados del siglo XVII.

Un libro que se utilizaba en los juicios inquisitoriales de la época.

La función era guiar al inquisidor en su labor de juez a la hora de la defensa de la Iglesia y destrucción de los secuaces demoniacos en la tierra.

Los mayores defensores de este manual fueron:
-Bernardo Rategno da Como, inquisidor italiano.
 -Martín del Río, jesuita español.
 -Jean Bodín, jurista francés.
 Todos ellos expertos demonólogos de su tiempo.

                                                   ¿Cómo llegó a existir tal publicación?

El cambio de la sociedad llena de oscurantismo en todo aspecto.
La ignorancia solo trae superstición junto con abuso al pobre y riqueza junto poder para el letrado ambicioso.







Y eso estaba cambiando, la imprenta hizo que los libros fueran más accesibles, las personas querían saber, al descubrir nuevas tierras veían  nuevos ritos, aparecían libros de alquimia y magia talismática.
La Biblia era ya de dominio público, su interpretación ya no era exclusiva de la Iglesia, aparecieron personas que se revelaban contra tal poder y tal abuso.
Así que en esa conjunción de hechos, los defensores de tal estatus y situación tenían que hacer algo.

Pero aún así, Europa y pronto América era un herbidero de herejes, brujas y por supuesto libertadores mediante la caza de los primeros.

                                                  ¿Quien fue el inventor de tal manual?

La verdad es que fueron dos los autores aunque uno fue el inventor.

Heinrich Kramer y Jacobo Sprenger.

El primero inquisidor y el segundo Decano de Teología de la Universidad de Colonia, Alemania.
Heinrich ya tenía un borrador sobre como se detecta la brujería, quien es más propenso y como lo
atestiguaba las confesiones de algunos reos.   

Pero no fue hasta 1487 cuando se público. se ve que con la colaboración de Sprenger que aceptó la
idea del manual y  pudo obtener la bula papal de Inocencio VII, "Summis desiderantes affectibus".

Es interesante que para emitir esta bula, tuvieron que derogar el Canon Episcopi de 906, que decretaba como "herejía creer en las brujas", y es normal, en esta época no era que se creía sino que se aceptaba y se buscaba para destruirlas.

Aunque hay historiadores que acusan a esta bula de falsa, permitiéndose en beneficio de la iglesia, la verdad que se conserva y surgió efecto por la labor que llevó tal manual.

                                                       ¿Que contenido tiene el libro?

El contenido del libro es interesante para el historiador, pues el puede sacar no solo lo que se
especifica si no también la sociología del libro,en que creían, en que se basaban su forma de vida, el porque se produjo, como afecto y como reaccionaron ante el, etc.

Parte I- se detalla como probar la brujería, y como la mujer es inferior como más débil ante las tentaciones del Diablo, así que este se predispone hacía ellas.

Parte II- Cómo hacen las brujerías, hechizos, pactos con demonios, sacrificios y copula con ellos.

Parte III- Se basa en los métodos para detectar, enjuiciar y sentenciar a las brujas.

El juez era instruido para que engañara al reo mediante tortura, creyendo este en su salvación
confesara ante el inquisidor su brujería.

Lo mejor de todo que contiene las confesiones de muchas "Brujas" para aseverar la existencia como
también la vivencia de las torturas y juicios para que los inquisidores dieran fiabilidad al libro.

                                   ¿Qué daño causó?

Dicho fríamente, hay datos de unas 60.000 mujeres quemadas, ahogadas, y previamente torturadas.

Otras hablan de 5 millones.


La cuestión es que da igual ya las cifras, pues una es mucha, y creo que extenderse es innecesario.

Lo que podemos observar es todo el daño que causó, a hombres y mujeres que seguro que lo único que querían era vivir tranquilos con sus seres queridos y punto.

El libro se puede visitar  en el Museo de historia de Berlín.

La conclusión puede ser esta:

En todas las épocas se inventaron peligros para que el poder punitivo pudiera deshacerse de sus enemigos, como la existencia de armas químicas en Irak, o bien tales peligros existieron pero desaparecieron mediante otros medios, como por ejemplo la sífilis que desapareció con el descubrimiento de la penicilina, pero nunca el poder punitivo eliminó un peligro real.

                                               Juez Eugenio Raúl Zaffaroni

Bibliografía:
MALLEUS MALEFICARUM, www.demología..net
MALLEUS MALEFICARUM, elespejogotico.blogspot.com
EL MARTILLO DE LAS BRUJAS, www.malleusmaleficarum.org












Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario